HORMONAS Y POLLO

El uso de hormonas en aves es ilegal y, para asegurar que no haya ningún resto de estas sustancias, existen distintos controles muy estrictos, tanto para evitar su presencia como de otros compuestos similares. Las hormonas, sustancias secretadas por las glándulas endocrinas, ejercen un efecto fisiológico en el organismo. Existe una gran diversidad, pero en el caso de las aves, la sospecha recae en la llamada somatotrofina, conocida como hormona del crecimiento. Su función es aumentar el desarrollo de los tejidos del organismo, del volumen de las células y de favorecer su reproducción. Pero está demostrado que las hormonas no son efectivas para el engorde de las aves, sino que actúan otros factores como la genética, la alimentación, la sanidad y el manejo de animales, como se explica en este artículo. 
 
La actual demanda de carne de pollo precisa una cría de aves rápida y eficaz y un engorde de los animales en poco tiempo para poder comercializar su carne de manera dinámica. Sin embargo, el veloz desarrollo de los pollos no responde a la inyección de hormonas de crecimiento, sino a unas mejoras genéticas, nutricionales y de control de enfermedades llevadas a cabo a lo largo de las últimas décadas.

Los expertos afirman que las hormonas no son efectivas en cuanto al crecimiento de las aves, no hay una relación directa entre administrar estas sustancias y el engorde del pollo, sino que influyen otros muchos factores. Además, la aplicación de hormonas en el pollo es muy dificultosa, ya que tienen que introducirse por vía intravenosa y de manera muy frecuente, con lo que resulta imposible llevarlo a cabo en un criadero de aves.

 

FRUTAS MAS RARAS DEL MUNDO


A partir de ahora los consumidores británicos podrán degustar una nueva fruta. Bautizada “papple”, una combinación de pear (pera) y apple (manzana), se trata en realidad una cruza de diferentes variedades de pera.

Así, la “papple” se suma a una larga lista de frutas de extraños colores, formas y sabores que los seres humanos han creado mediante la hibridación y otros métodos a lo largo de los siglos.

Ciruelas cruzadas

Muchas variedades se han creado cruzando los frutos de los arbustos del género prunus, entre los que se incluyen el ciruelo, el cerezo, el melocotonero, el damasco o el almendro. Estas hibridaciones tienden a producir frutas mucho más dulces.

Una de estas frutas, conocida en inglés como aprium (mezcla de apricot, damasco o albaricoque-y plum, ciruela) tiene por fuera el aspecto de un damasco, pero su sabor ha sido comparado al de un jugo de varias frutas mezcladas.

SALES AROMATIZADAS


Si quieres dar la nota de sabor a tus platos, con un aroma distinto y un sabor marcado en los primeros bocados, lo mejor es una buena sal aromatizada.

Utilizar la sal para dar sabor o para resaltar sabores es de las cosas más básicas y fáciles que podemos hacer, sobre todo cuando empezamos a trastear en la cocina. Lo cierto es que el sabor y textura de la sal está bastante infravalorado, lo usamos como rutina y sólo nos percatamos de ella cuando nos pasamos o cuando no llegamos.

Una muy buena forma de darle protagonismo es terminando nuestros platos con un delicado toque de sal aromatizada, justo antes de servir el plato. No tiene mucho sentido utilizar una sal aromatizada durante la cocción porque se va a deshacer y mezclar con todos los ingredientes y no lo notaremos, además de que es lo mismo que añadir por separado sal y la especia o especias que lleve. Sin embargo, cuando tenemos una sal aromatizada o la hacemos nosotros, el tacto es diferente, la forma es diferente, el aroma y el gusto cambian mucho, y hay que sacarle partido.

Las sales con limón, jengibre, pimentón o especias, son de las más comunes y apreciadas por su delicado sabor y aroma. Una pizca de sal con jengibre sobre unas verduras en tempura, o sal al pimentón sobre un arroz son suficiente para que notemos cómo la sal cruje y se deshace en nuestra boca mientras se mezclan los aromas y sabores del resto del plato.