Ir al contenido principal

PELICULAS RICAS AL PALADAR

Aunque en la pantalla grande existen muchas secuencias con alimentos, pocas son las cintas dedicadas al mundo de la cocina.

Algunas películas abren el apetito, en ellas envuelven al espectador en un mar de olores y sabores que, lejos de ser un simple elemento visual, condicionan incluso la misma interpretación de la pelicula.


Hay películas magníficas, como:

Chocolat:

Vianne Rocher (Juliette Binoche) se traslada con su pequeña hija a un pueblo de la Francia rural. Allí abre una tienda en la que vende deliciosos chocolates. Sin embargo, los habitantes del pueblo la reciben con escepticismo. Por su parte, el alcalde también es reticente respecto a este tipo de tienda, al que la gente del pueblo no está acostumbrada. Pero Vianne es una mujer con un encanto especial, y poco a poco se va ganando la simpatía y amistad de los vecinos e incluso del alcalde.



Como agua para chocolate:

Historia de amor mágico realista en el México en tiempos de la Revolución.
Tita y Pedro ven su amor obstaculizado cuando Mamá Elena decide que Tita, su hija menor, debe quedarse soltera para cuidar de ella hasta su muerte. Tita sufrirá largos años por un amor que perdurará más allá del tiempo. Todo ello con la gastronomía como nexo de unión y metáfora de los sentimientos de los personaje.
Tita y Pedro tenían un amor inexplicable cada vez que ellos se acercaban mas había un obstáculo en su vida pero para ellos era una entrada a una etapa para estar juntos los dos. Hasta que logran estar juntos.



Un toque de canela:

Fanis es un joven griego que se cría en Estambul. Desde pequeño demuestra aptitudes para la cocina, que va desarrollando con los años. Su abuelo es el dueño de una tienda de especias, donde Fanis aprende nociones astronómicas y gastronómicas. Pero las relaciones entre Grecia y Turquía empeoran y la familia de Fanis es expulsada de Turquía, debiendo regresar a su patria. Sólo el abuelo resta en Estambul, prometiendo visitarlos.
En Grecia descubren que su patria era mejor en sus recuerdos que en la realidad. El nacionalismo imperante hace que sean mirados con recelo por proceder de Turquía.
Los años transcurren y Fanis además de buen cocinero es también profesor de astronomía. Las relaciones entre Grecia y Turquía han mejorado. Su abuelo, que no ha cumplido su promesa de reunirse con ellos, cae enfermo y Fanis regresa por primera vez en 35 años a su querida ciudad natal, donde le esperan su abuelo y Saime Basak Köklükaya, su primer amor.



El festín de Babette

En 1871, durante una noche de tormenta, Babette llega a un pueblo de Dinamarca, una aldea en la desolada costa oeste de Jutlandia, huyendo de Francia durante la represión de la Comuna de París. Es empleada como criada y cocinera en la casa de dos solteronas, hijas de un estricto pastor. Allí vive durante catorce años, hasta que un día descubre que por fortuna ha ganado la lotería, y en lugar de regresar a Francia, pide permiso para preparar una cena de celebración del centenario del pastor. En principio, los huéspedes tienen miedo, por temor a dañar a la ley divina al aceptar una cena francesa, pero los platos son la delicia de los asistentes.



En cuanto al cine gastronómico seguiremos esperando que, de vez en cuando, aparezca alguna obra maestra.

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …