Ir al contenido principal

ECO-GASTRONOMIA

Todo comenzó en el año 1986 en la Piazza di Spagna en Roma, cuando varios manifestantes protestaban por la apertura de un Mc Donald´s, junto a la famosa escalinata. Allí estaba liderando la comitiva Carlo Petrini, el sociólogo especializado en gastronomía que abanderó las protestas, defendiendo que la elaboración rápida de los alimentos choca de frente con la cocina tradicional, mucho más lenta en su preparación, pero con más sentimiento y sabiduría y basada en la biodiversidad.

El movimiento Slow Food, cuyo símbolo es un caracol fue lanzado por Carlo Petrini en 1986 como protesta ante la fast food, muchas veces sinónimo de la comida basura.

Carlo Petrini, escritor italiano y activista de la gastronomía con conciencia, ha creado una Universidad de Ciencias Gastronómicas en la localidad piamontesa de Bra, donde nació. Se trata de un centro que difunde un entendimiento multidisciplinar de la comida y de sus producción y plantea una renovación de la agricultura. El movimiento impulsa encuentros temáticos como el Slow Fish (pesca sostenible) o el Slow Cheese (quesos).


Los seguidores del movimiento Slow Food practican la denominada Eco-gastronomía. La gastronomía vinculada a las tradiciones del territorio, donde se protegen las materias primas que actualmente están desapareciendo. El compromiso ecológico de la mano de la buena gastronomía y del placer alimentario. Ese fuerte compromiso con la sostenibilidad implica practicar una agricultura menos intensiva y más limpia, defender la biodiversidad alimentaria, la cocina familiar y el patrimonio gastronómico de las regiones.

Algunos de sus objetivos son los de recuperar y catalogar sabores olvidados y productos excelentes en peligro de extinción.

En España algunos de ellos son la alubia de Tolosa, el azafrán de Jiloca, la cebolla morada de Zalla, la escanda asturiana (1) , el cerdo vasco, los guisantes lágrima de costa de Guipuzkoa, el millo (maíz) corvo, las mongetes de Ganxet (2), la ñora de Guardamar del Segura (3), el queso de oveja carranzana cara negra, la sal salina de Añana y el vino malvasía de Sitges.

Es importante poder elegir dedicar más tiempo a la relación con la comida, una comida buena, limpia y justa. Mucho de esta propuesta de Slow Food depende de la voluntad y sensibilidad de cada persona y de lo que a ésta le importa su salud y la del medio ambiente.
  1. La escanda es un cereal de invierno que se ha cultivado en Asturias desde época de los astures hasta nuestros días, aunque en la actualidad de forma muy reducida. Hasta principios del siglo XX fue uno de los principales cereales panificables, junto con otros dos cereales de invierno, el trigo y el centeno.
  2. La mongeta del ganxet es una judía blanca muy fina al paladar, genuina de la comarca del Maresme, en el litoral catalán, y también propia del Vallès Oriental y del Occidental. Se desconoce su origen y hasta hace pocos años era un producto más de lapagesia, que sólo las cultivaba para consumo propio. Pero a pesar del retroceso de la agricultura, las mongetes del ganxet han aumentado su producción gracias al prestigio que han adquirido en los últimos años.
  3. El pimiento ñora es pequeño, redondo, perfumado, se seca al sol después de haber nacido y crecido en la arena de las dunas de Guardamar, al lado del mar y las salinas, donde permanece hasta su completa deshidratación, ayudado por el efecto invernadero que se produce en las áreas de cultivo, momento en que, apiñados en ristras, van al mercado, produciendo, en los puestos donde se exhiben - en vibrante espectáculo - rojo y anaranjado - de luz y de color.

Fuente:
http://www.casasyhotelesrurales.com/gastronomia/slowfood.html

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …