Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

MEDIR INGREDIENTES CON UTENSILIOS DE COCINA

Además de creatividad, tiempo, experiencia y dedicación, la cocina está hecha de proporciones: unas medidas concretas, de ingredientes concretos, que es preciso seguir a rajatabla para obtener el resultado buscado. Y es que la gastronomía tiene tanto de magia como de química, sobre todo en aquellas recetas nuevas, que aún no dominamos tanto como para hacerlas de memoria o ?a ojo?. El problema es que no siempre tenemos en casa un medidor o una báscula para calcular volúmenes y pesos exactos... Entonces surgen las dudas, incluso si recurrimos a las medidas caseras, como vasos, tazas o cucharas. ¿Qué tipo de taza? ¿Un vaso de qué tamaño? ¿Cuchara sopera o de café? El siguiente artículo ofrece varios trucos sencillos para calcular y medir las cantidades que nos sugieren las recetas.

MANTEQUILLA DERRETIDA

En algunas recetas, cuando leemos los ingredientes y nos indican que se necesita cierta cantidad de mantequilla derretida, puede surgir la duda, ¿cómo se mide la mantequilla derretida?, es decir, ¿en qué estado?, ¿cuando está sólida o una vez que se ha fundido?, y nos lo podemos preguntar sobre todo si la cantidad indicada está en barras, cucharas o tazas, como sucede habitualmente con las recetas americanas o británicas. Si hablamos de peso, puede haber poca diferencia si la mantequilla se mide en estado sólido o líquido, aunque algo puede variar por la evaporación de agua.
Hablando de los sistemas de medidas con cucharas o tazas, nos parecerá más sencillo medir la mantequilla una vez que se ha fundido, pues se puede amoldar al recipiente, cosa difícil cuando está sólida. No nos cansaremos de decir que es más preciso utilizar una báscula y pesar los ingredientes que utilizar otros sistemas de medida.

Pero veamos entre todos cuál puede ser la respuesta a cómo medir la mantequilla fundid…

EL CAFE EN LA COCINA

El café y sus cualidades gastronómicas
Sus aromas son muy significativos y su sabor lo es aún más, ya que puede llegar a eclipsar el gusto de casi cualquier alimento al que acompañe.
Aunque el café siempre ha estado en nuestras cocinas, todavía nos sorprende y deja margen a la innovación. Desde que la gastronomía ha cobrado relevancia internacional y está documentada por innumerables autores, tenemos en nuestras manos un amplio recetario y preparaciones con este ingrediente. Donde su avance ha sido más radical es en las nuevas texturas: espumas, cremas gelificadas en perlas, cremas aliñadas con aceite y espesadas... Ellas son, entre otras, el toque indispensable de las creaciones más variopintas y vanguardistas.