Ir al contenido principal

MEDIR INGREDIENTES CON UTENSILIOS DE COCINA

Además de creatividad, tiempo, experiencia y dedicación, la cocina está hecha de proporciones: unas medidas concretas, de ingredientes concretos, que es preciso seguir a rajatabla para obtener el resultado buscado. Y es que la gastronomía tiene tanto de magia como de química, sobre todo en aquellas recetas nuevas, que aún no dominamos tanto como para hacerlas de memoria o ?a ojo?. El problema es que no siempre tenemos en casa un medidor o una báscula para calcular volúmenes y pesos exactos... Entonces surgen las dudas, incluso si recurrimos a las medidas caseras, como vasos, tazas o cucharas. ¿Qué tipo de taza? ¿Un vaso de qué tamaño? ¿Cuchara sopera o de café? El siguiente artículo ofrece varios trucos sencillos para calcular y medir las cantidades que nos sugieren las recetas.

Cuatro ideas para tomar medidas en la cocina

Unos gramos de harina de más (o unos de menos) marcan la diferencia entre un bizcocho esponjoso y uno difícil de comer. Unos mililitros extra de agua son capaces de arruinar una masa. Y pasarse con apenas unos gramos de sal puede estropear un guisado. Cualquier persona que se haya aventurado en la cocina tiene claro que las medidas de los ingredientes, al igual que los tiempos de cocción, son fundamentales. Pero, ¿cómo acertar? 

1. El vaso. En caso de urgencias, cuando no tengamos ni báscula ni medidor, el mejor aliado es... un yogur, pues la medida de su vaso es estándar y conocemos (por la etiqueta) su peso. Sin embargo, es preciso tener en cuenta que, a igual volumen, el peso puede variar según el ingrediente. Esto se debe a la textura y a la densidad de los alimentos. De este modo, un vaso de yogur llenado al ras de:
  • Harina = 75 gramos
  • Azúcar = 130 gramos
  • Arroz y legumbres = 120 gramos
  • Cacao = 65 gramos
  • Leche = 150 mililitros
  • Aceite = 130 mililitros
Estas medidas nos pueden ayudar a calcular con rapidez las cantidades que debemos de agregar a un pastel o bizcocho, o también a una crema pastelera. 

2. La cuchara. La cuchara sopera llena al ras es una medida estándar, pero no todo lo medido con este utensilio tiene el mismo peso. Algunos ejemplos:
  • Harina = 10 gramos
  • Azúcar = 15 gramos
  • Arroz y legumbres = 12 gramos
  • Cacao = 6 gramos
  • Leche = 17 gramos
  • Aceite = 9 gramos
  • Sal = 15 gramos
3. La cucharilla. La cucharilla de postre es otra medida que nos puede sacar de algún apuro. En este caso, debido a su reducido tamaño y a que las cantidades que puede albergar son pequeñas, es importante estar atentos y usar también el sentido común. A modo de orientación, en esta cucharilla (al ras) caben 3 gramos de levadura en polvo, 3 gramos de aceite y 5 gramos de la sal.
4. Los líquidos. En cuanto al volumen de líquidos, existe una serie de equivalencias bastante genéricas, pero que valen sobre todo para la leche y el agua:
  • 20 cucharadas soperas equivalen a 250 ml o un cuarto de litro
  • 10 cucharadas soperas equivalen a 125 ml o 1/8 de litro
  • 8 cucharadas soperas equivalen a 100 ml o 1 decilitro
  • 1 cucharada sopera a 12,5 ml 

 Fuente: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/en_la_cocina/trucos_y_secretos/2013/03/18/216182.php

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …