Ir al contenido principal

LIMPIAR CARACOLES

Seguramente para una persona a la que le gusten los caracoles, se entiende por gustar el comer caracoles. El siguiente paso sea cocinarlos en casa, ya que puede ser que solo los hayas comido en restaurantes o que te los haya hecho mamá o la abuela un día que has ido a verlas. Cómo limpiar caracoles es algo sencillo pero terriblemente incomodo y laborioso ya que conlleva muchas babas y además bastante tiempo.

Pero hay que reconocer que dentro del gusto de comer caracoles es un tanto extraño pero es todo un ritual el limpiarlos por lo que si lo haces desde el principio (limpiar), hasta el final (comer) seguro que la experiencia es mucho más gratificante.

En cuanto al hecho en sí mismo de limpiar los caracoles hay que decir que hay diversas formas de hacerlo, por lo general dependerá de cómo se haya transmitido a lo largo de diferentes generaciones de la familia, o si eres el primero de tu familia que se poner a limpiar caracoles, muy posiblemente hayas echado mano de Internet y me has localizado o bien le has preguntado a una amiga o vecina y después has buscado en Internet para ver si es verdad lo que te ha contado.

Cómo limpiar caracoles

De esta forma podemos encontrar varias y diversas formas de limpiar caracoles. Por ejemplo hay personas que piensan que hay que dejarlos colgados en una malla durante días y a dieta total, vamos sin comida ni agua. Otras personas los dejan un puchero grande con un poco de agua y harina. Otros les dan a comer hierbas aromáticas. Otras personas les dan de comer lechuga. Otros los embadurnan de sal y los lavan una y otra vez.

Por ejemplo, el hecho de ponerles sal por encima y lavarlos, y repetir esa acción un millón de veces no evitará que salga baba, de hecho siempre saldrá baba. Es como si nos echásemos sal en una herida y la lavásemos. Si por más que lo repitiéramos siempre nos estaría escociendo y posiblemente la herida empeoraría.

El objetivo de limpiar los caracoles es ante todo que se purguen, es decir que puedan expulsar, bajo una dieta controlada por nosotros, todo lo que anteriormente han comido, y que desconocemos, al estar por lo general en el campo abierto. Hay que pensar que a los caracoles les gustan mucho las hierbas que a nosotros nos hacen mal.

Las técnicas que se suelen usar son y que yo no aconsejo son:

  • Colgarlos en una red durante dos semanas para que suelten todas las babas. Muy mal si lo hacéis así. El motivo no es otro que soltando babas se deshidratan, sí, se limpiarán, pero cuando los queráis cocer muchos estarán muertos y no servirán. O estarán delgados y sin sabor.
  • Lavarlos con agua y sal. Lo mismo que antes, sí, pueden deshidratarse y morir por acción de la sal. Se limpian, pero no es aconsejable. Solo en el caso de que os entren muchas ganas de comer los caracoles en cuestión de un par de horas.
  • Tenerlos enharinados en una cazuela durante dos días. Esto puede ser peligroso, porque con la harina y la baba que sueltan pueden llegar a morirse también.
Dicho cómo se suele hacer y que yo no lo haría así, debo decir que lo mejor es tenerlos algunos días en un cesto de mimbre o sitio con agujeros. Y tenerles con una alimentación que nos aporte algo positivo a la hora de cocinarlos. Les pondremos dentro del cesto les pondremos agua por un lado y por otro lado harina, además alguna hierba aromática, por ejemplo romero o tomillo. Con esto tendrán agua para hidratarse, harina para engordar y purgarse y las hierbas aromáticas le confieren un sabor a la carne especial. Después con una limpieza en agua (con un muy poco de sal y vinagre) estarán listos para cocinar.

¿Cómo cocer los caracoles? Muy sencillo. Se hará partiendo de agua fría. Pondremos los caracoles limpios en una olla con agua fría y calentamos a fuego muy lento. Cuando los caracoles hayan salido de sus caparazones y estén flotando, alguno intentará escapar. Subimos el fuego al máximo y añadimos menta, puerro, zanahoria y clavo e incluso laurel. Y dejamos cocer unos 30 minutos. Y ya lo tendremos cocinados.

Como veis, limpiar caracoles, es algo sencillo pero que para hacerlo bien requiere esmero y tiempo. Una vez cocidos podemos añadirle salsa o comerlos directamente con mayonesa o ali oli. 


Fuente: http://www.sabrosia.com/2012/07/aprende-a-limpiar-caracoles/

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

LA GASTRONOMIA EN LA REVOLUCION MEXICANA

Los cambios en la sociedad repercuten frecuentemente en el arte gastronómico. Desde luego, los grandes cambios sociales y políticos, como es el caso de la Revolución Mexicana, no sólo cambian la manera de concebir la organización social, pueden cambiar cambiar también algunos conceptos culinarios o rescatarlos.
La Revolución mexicana, definitivamente cambió el rostro de nuestro país. Cien años después de que se obtuviera la independencia de España, la mayoría del pueblo seguía en extrema pobreza y sus condiciones eran de lo más difíciles. A esto se le sumaba el ambiente rígido y represivo del gobierno de Porfirio Díaz, que llevaba ya treinta años en el poder.
Es cierto, sin embargo, que la administración de dicho general trajo en gran medida avances tecnológicos y progresos de la modernidad a México, pero lamentablemente, tales avances sólo beneficiaban a una minoría de personas acomodadas.
Todas estas causas determinaron que al cumplirse el primer centenario de vida independ…