Ir al contenido principal

CRITERIOS PARA ELEGIR LOS ALIMENTOS


 
1- INTEGRAL

El alimento es integral si contiene todas sus partes comestibles, tal y como las hizo la naturaleza. Por ejemplo: una china es integral, sin embargo el jugo de china filtrado, aunque nutritivo y sabroso, no es integral ya que le falta la fibra. El alimento integral suple todos sus nutrientes en perfecto balance y nos provee de su energía viva.


2- FRESCO, NATURAL, REAL, ORGÁNICO

No enlatado, no congelado, no irradiado ni genéticamente modificado, libre de aditivos, colorantes y preservativos. Nuestro alimento debe ser de verdad, no imitaciones. ¿Acaso vives en la luna, para comer como astronauta?

Natural es un alimento envuelto en el ciclo de nacer, vivir y morir que rige toda la vida en nuestro planeta. Un alimento sintético o artificial es uno que proviene del petróleo, una sustancia compuesta por materia alguna vez orgánica pero que a través de millones de años en las entrañas de la tierra a alcanzado una estabilidad biológica absoluta, fuera del ciclo de la naturaleza. Algunos alimentos son "desnaturalizados" por intensos procesos industriales, como es el caso comúnmente de los productos de soya.

Los productos de la agricultura orgánica, tradicional y sustentable, sin el uso de pesticidas y abonos químicos, contienen más nutrientes y un sabor superior a los productos comerciales. Además, promueven el bienestar del medio ambiente. Es importante para nosotros servirle alimentos orgánicos y de esa manera disminuir la cantidad de contaminantes que invaden su cuerpo y afectan su sistema inmunológico.


3- LOCAL

Y mucho mejor aún que la agricultura orgánica, es la agricultura orgánica local. Lo local sabe más rico, cuesta menos, y es más nutritivo, porque se recoge más maduro y no pierde nutrientes viajando millas y millas.


4- EN ARMONÍA CON LA TRADICIÓN

El alimento tradicional de cualquier cultura surge del conocimiento que se acumula a través de las generaciones. Sus beneficios son comprobados científicamente por experimentos que han durado miles de años. Este experimento ocurre en el diario vivir y se mide con la calidad de vida de las personas. De esta manera, poco a poco se consigue una dieta óptima.

A nuestras generaciones le ha tocado experimentar con un nuevo tipo de alimento, que incluye aditivos artificiales y procesos de preparación nunca antes utilizados. Podemos ver a nuestro alrededor lo que este experimento nos enseña, a través de enfermedades como el cáncer, la diabetes... o condiciones de obesidad, hipertensión, etc.

Nuestra dieta debe estar en armonía con la tradición, porque estos alimentos han pasado la prueba de generaciones y generaciones. Piensa en tus antepasados en específico, quizás taínos, congoleses, árabes, mediterráneos, nórdicos... ¿Qué comían hace 1,000 años? ¿Cómo preparaban sus alimentos?


5- POR TEMPORADA

Para vivir en comunión con nuestro medio ambiente, es buena idea comer en temporada. Debido a la refrigeración y la agricultura química, podemos perder este contacto con nuestros alrededores. Al comer por temporada, te aseguras de que tú alimento es siempre fresco y sabroso. Algunos tienen propiedades beneficiosas que aplican a ese momento y ese lugar.


6- BALANCEADO

El secreto de la salud es el balance. Es importante balancear nuestro alimento para que haya suficiente proteína, carbohidratos, grasas, fibra y otros nutrientes esenciales; pero también es importante pensar en un balance estético de sabores, colores, texturas y formas. La salud es balance.


7- DELICIOSO

¡Claro, lo más importante! De nada sirve comer saludable si no sabe exquisito. Además, nuestro paladar nos guía hacia el alimento que es mejor para cada uno de nosotros, siempre y cuando no lo engañemos con químicos artificiales...

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…