Ir al contenido principal

LA CASCARA DE HUEVO COMO RECIPIENTE

La cáscara de huevo es un contenedor del alimento, tanto para su conservación como para su servicio, por ejemplo cuando hacemos huevos pasados por agua. En alta cocina también se utiliza a menudo para presentar ‘huevos rellenos‘ o trampantojos, en primera instancia es un contenedor que no cuesta dinero, pues viene con el huevo, pero para utilizarlo como soporte de una creación culinaria hay que cuidar la forma de abrirlo para que quede bien, además de higienizarlo adecuadamente.

Es por ello que no resulta extraño que se comercialicen cáscaras de huevo para rellenar, están pensadas para hostelería, pues es donde se pueden necesitar grandes cantidades para satisfacer la demanda en grandes eventos, jornadas gastronómicas, caterings, etc., de hecho, se venden en cajas de 300 unidades.
Cabe destacar que estas cáscaras de huevo son naturales, se presentan con un corte limpio y listas para usar, también queremos añadir como información que puede interesar, que vienen de la empresa alemana Gut Springenheide, conocida por la elaboración de huevos de Pascua, entre otras cosas.

Hay cáscaras de huevo para rellenar de color natural, bueno, de color blanco, de los que apenas se ven en la actualidad, son los ideales para las elaboraciones saladas, pero también hacen cáscaras de colores brillantes que llamarán más la atención para los postres o elaboraciones dulces, en dorado, negro, rojo, azul…

Desconocemos si se somete a algún tratamiento especial a estas cáscaras de huevo, pero sí se declara que no tienen aditivos artificiales ni conservantes, y que con un cuidado adecuado se podrán lavar y volver a utilizar.
 
Este recipiente natural está disponible en tiendas especializadas en la distribución para hostelería, si buscáis una tienda online, podéis encontrar las cáscaras de huevo.
 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …