Ir al contenido principal

EL PLACER SE VE EN LOS OJOS

Una investigación llevada a cabo por expertos del departamento de ciencias de la nutrición de la Universidad de Drexel (Estados Unidos), determina que el placer que produce comer determinados alimentos se puede ver en los ojos. En el estudio se utilizó un electrorretinograma, aparato que se utiliza para medir la respuesta eléctrica de las células de la retina ante determinados estímulos, en este caso se utilizó para medir el nivel de dopamina presente en la retina, una hormona que en el sistema nervioso es un neurotransmisor, en el caso de los ojos ésta se libera como respuesta a un estímulo luminoso en el nervio óptico.

En el caso del cerebro, la dopamina está asociada a diferentes funciones relacionadas con el comportamiento, la actividad motora, la motivación o la recompensa entre otros. La dopamina producida como respuesta al estímulo ocular y la dopamina producida en el cerebro cumplen funciones diferentes, son dos respuestas que no se han asociado hasta ahora.
En el estudio participó un grupo de voluntarios a los que se ofrecieron 5 gramos de brownie de chocolate. A la vez que recibían en sus ojos un estímulo lumínico, se liberó dopamina en los ojos, sin embargo, cuando se realizó la misma prueba utilizando un vaso de agua, se liberó mucha menos cantidad de dopamina retinal, algo que delataría que la sensación de placer que se experimenta al comer un alimento se podría detectar a través de los ojos. De todos modos hay que decir que el placer de comer se ve en los ojos y no hace falta ninguna medición de este tipo, sobre todo si hablamos de chocolate o alimentos que resultan muy apetecibles. Claro, que en el caso de otros alimentos y a fin de poder hilar más fino, sí resultaría una herramienta interesante.

Para los investigadores es un descubrimiento emocionante, ya que se considera que el sistema de dopamina ocular está separado del resto de sistemas productores de dopamina, en teoría, degustar un alimento que estimulase el sistema de dopamina cerebral no tendría por qué afectar al sistema de dopamina ocular. Hay que decir que el estudio se realizó sólo con un grupo de nueve participantes, por lo que quizá se volverá a hacer un estudio mayor para certificar los resultados obtenidos. Los investigadores apuntan que sería todo un descubrimiento y una herramienta útil para desarrollar alimentos saludables más apetecibles.

Los alimentos son un suministro de nutrientes para nuestro organismo, también ofrecen placer, pero como efecto secundario pueden proporcionarnos un exceso de calorías. Los investigadores consideran que se puede aunar placer y nutrición evitando el incremento de calorías, para ello necesitan herramientas que puedan servir a modo orientativo indicando qué alimentos desarrollados que conjuguen ambos valores tendrían una mayor aceptación entre los consumidores, medir la dopamina ocular podría ser una de ellas.

También explican que este sistema es relativamente económico, es rápido y además no invasivo, por lo que se podrían realizar las pruebas oportunas sin complicaciones. Mirando hacia el futuro, nos explican que esta técnica también sería útil para desarrollar nuevos fármacos contra la obesidad. Podéis leer los detalles del estudio a través del artículo publicado en la página web de la Universidad de Drexel.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …