Ir al contenido principal

CONGELAR CALABACINES

Quien dispone de un huerto o un pequeño espacio de cultivo en el que tienen lugar los calabacines, es fácil que disponga de una buena cosecha y quiera extender su consumo a los meses no productivos. Aunque en el mercado encontramos esta hortaliza todo el año, la temporada del calabacín es el verano, los mejores son los que se recolectan en julio, agosto y septiembre. Así que si tenéis calabacines de cultivo propio u os han regalado una buena cantidad de ellos, para poder disfrutarlos poco a poco se pueden congelar.

Precisamente hace unos días nos llegaba la consulta sobre la posibilidad de congelar los calabacines preparados para una receta en particular, calabacines rebozados (o albardados, según la región), es decir, una vez pasados por huevo y harina. Imaginamos que este deseo surge al conocer este tipo de producto de elaboración industrial, los congeladores de los supermercados son una inacabable fuente de sorpresas, tienen de todo… No es nuestra recomendación, de hecho os vamos a explicar cómo congelar calabacines con el método que más nos satisface.
El calabacín entero no se puede congelar, pero troceado y crudo sí se podría congelar, sometido a -18º C los procesos vitales de las hortalizas se detienen, y se mantienen casi inalteradas unos dos meses, pero en el momento en el que se descongelan se inicia un deterioro acelerado. Esto se debe a las enzimas o sustancias orgánicas de los vegetales cuya acción participan en la descomposición de los alimentos, pérdida de color, de sabor, de propiedades nutricionales…

Estas enzimas, que se activan cuando se recolectan los vegetales, se pueden anular con un breve escaldado, por lo que es el proceso que se realiza con la mayoría de verduras y hortalizas que se deseen congelar. Los calabacines se pueden congelar cortados en rodajas, en bastones, rallado… pero antes hay que proporcionarle un baño en agua hirviendo (sin sal), el tiempo dependerá del tamaño del corte, para unas rodajas medias basta un minuto, no debe ablandarse.

Inmediatamente después de extraer el calabacín del agua hirviendo, debe cortarse la cocción en un baño maría inverso. Ya está casi todo hecho, los calabacines se enfrían, se secan bien y se colocan bien extendidos en una bandeja, se cubre con film o unos paños y se introduce en el congelador. De este modo las porciones de calabacín se congelarán sueltas. Si se introdujeran en una bolsa amontonadas, después tendríamos una ‘pelota’ de calabacín que se tendría que descongelar entero para poder consumirlo.

En pocas horas el calabacín estará congelado y suelto, entonces es el momento de pasarlo a una bolsa de congelación adecuadamente identificada (fecha, contenido, etc.). Cuando quieras preparar una receta con calabacín bastará con retirar del congelador el mejor que has cosechado este año. El tiempo de descongelado también dependerá del tamaño en el que se haya cortado la hortaliza, y podrás cocinarlo en un salteado, hacer un puré, una frittata…

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…