Ir al contenido principal

MANTENIMIENTO DE LOS CUCHILLOS

La cocina es una de las salas más importantes de un hogar, allí se preparan los alimentos, indispensables para la vida. Este espacio puede resultar para algunos una obligación mientras que para otros puede resultar un lugar de disfrute. Los aficionados a la cocina así como los profesionales, se recrean cocinando sus alimentos para el resto de familia, amigos o clientes. Quienes hayan conocido de cerca el mundo culinario, siempre en constante renovación, sabrán que, como en cualquier otro trabajo y profesión, las herramientas empleadas son muy importantes. Uno de los utensilios más indispensables en la cocina son los cuchillos.

En el mercado, la oferta de cuchillos de cocina es muy extensa. Podemos encontrar cuchillos de cocina de gran calidad así como cuchillos nefastos. Por ello, a la hora de efectuar una compra es necesario hacer una buena elección dependiendo del uso que se le vaya a dar al cuchillo. En la actualidad existen empresas cuchilleras tanto nacionales como internacionales que fabrican cuchillos de excepcional calidad y eficacia. Algunas de ellas son Muela,  Victorinox, Spyderco, 3 Claveles o  Martínez Albainox.

No obstante, para que el cuchillo de cocina tenga larga vida y mantenga sus características originales es necesario garantizarle un buen mantenimiento además de darle un correcto uso. El cuidado de los cuchillos permitirá mantener los filos agudos para que el cuchillo trabaje de manera correcta evitando riesgos innecesarios.
Podemos hablar de tres conceptos clave a la hora de mantener nuestros cuchillos de cocina: uso, limpieza y afilado.

CORRECTO USO DEL CUCHILLO DE COCINA:

Los cuchillos de cocina son herramientas que deben utilizarse únicamente para cortar. Nunca deben emplearse como “martillo” para golpear, ni como destornillador o buril; algo que, por desgracia, suele darse de manera habitual en nuestras cocinas. Para esas operaciones de martillado, destornillado o grabado tenemos otras herramientas más indicadas. El incorrecto uso que a veces damos a nuestros cuchillos de cocina provoca que éstos sufran deterioros como el afloje de tornillos y resortes, o llegando incluso a fracturarse.

Si damos un buen uso a nuestros cuchillos de cocina les aseguramos una larga vida

La superficie sobre la que cortamos con nuestros cuchillos de cocina también es importante. Lo más adecuado es emplear tablas de madera, plástico o nylon para el corte, por el contrario, las superficies como granito, el mármol, el metal, el vidrio o la cerámica pueden afectar al cuchillo mermando su filo.

LIMPIEZA DE LOS CUCHILLOS DE COCINA:

La limpieza de los cuchillos de cocina es esencial, de hecho es, tras el correcto uso, el segundo paso en el mantenimiento del utensilio. Nuestros cuchillos de cocina están en contacto constante con sustancias que pueden resultar agresivas para la herramienta como los ácidos de los alimentos. Por ello, tras su uso es necesario limpiarlos correctamente para evitar la oxidación y traspaso de olores y sabores a otros alimentos que vayamos a procesar con el cuchillo de cocina. Para limpiarlos no son necesarios agentes químicos especiales, únicamente basta un poco de agua templada y jabón. No se recomienda mantener los cuchillos bajo el agua durante mucho tiempo, ya que si el mango del mismo es de madera, ésta puede sufrir desperfectos.
 
El agua y el jabón son productos ideales para la limpieza de los cuchillos de cocina

Tras el lavado deben secarse inmediatamente para evitar que se oxiden (si el cuchillo es de acero al carbono), para evitar que se genere moho o para evitar que el filo se deteriore (cuchillos de acero inoxidable). No es recomendable lavar nuestros cuchillos de cocina en el lavavajillas por varios motivos. Principalmente porque pueden sufrir roces con otros materiales que estropeen el filo. Asimismo, el uso de detergentes y productos químicos agresivos pueden dañar el material del cuchillo como el acero de la hoja o la madera/plástico del mango que perderán su brillo habitual con los lavados.

Si el mango del cuchillo de cocina es de madera podemos darle una leve pátina de aceite de oliva para sacarle brillo y contribuir al cierre del poro de la madera evitando que penetren en ella restos de suciedad.

AFILADO DE CUCHILLOS DE COCINA:

El afilado es un elemento crucial en el mantenimiento del cuchillo de cocina. Con cada uso el cuchillo va perdiendo su filo y con ello su capacidad de corte. Es bien conocido el hecho de que un cuchillo mal afilado es más peligroso que un cuchillo con filo, puesto que la fuerza que debemos emplear para el corte es mayor. Esto puede dificultar el control del tajo y podemos acabar cortando algo más que el propio alimento. En el mercado podemos encontrar una amplia variedad de productos relacionados con el afilado como chairas o piedras de afilar, de las que hablamos más profusamente en otro de nuestros textos.
 
El afilado es la tarea final que asegura el mantenimiento del cuchillo de cocina

Para guardar nuestros cuchillos resulta enormemente útil un taco de madera con ranuras para insertar los cuchillos así como soportes imantados que cuelgan en la pared. De esta manera los cuchillos no entran en contacto entre sí ni con el resto de utensilios de la cocina evitando su deterioro.

Los accidentes en la cocina con cuchillos, son desgraciadamente, uno de los riesgos laborales más habituales. Por eso resulta tan importante un correcto mantenimiento de nuestros cuchillos. Para ello deben utilizarse de manera apropiada, sobre superficies correctas, como herramientas de corte de alimentos, manipulándolos de manera responsable (alejando nuestros dedos del filo), con filos adecuados y manteniendo el área de trabajo despejada sin elementos que puedan impedirnos un trabajo cómodo. Si tenemos en cuenta todos estos consejos, podremos, sin riesgo alguno, hacer uso de la excepcional herramienta que es el cuchillo y disfrutar del sorprendente e infinito universo de la cocina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …