Ir al contenido principal

DIETA ALCALINA

Cada vez son más los adeptos a la dieta alcalina, un régimen que busca crear, a través de la ingesta de determinados alimentos, el balance en los niveles de PH en el cuerpo. Sus promotores dicen que se trata de uno de los métodos más conocidos para la revitalización del cuerpo, además de que permite alcanzar y mantener el peso ideal y tener una piel lozana y radiante. ¿Sabes cuáles son los insumos que debes consumir y cuáles evitar en esta dieta, y cuáles son sus principios?

Antes que nada, debes saber que el PH es una escala que mide el nivel de acidez o alcalinidad de un cuerpo. Nuestro cuerpo tiende naturalmente a la alcalinidad, pero algunas comidas como la carne –consumida en exceso–, las frituras, las gaseosas, los lácteos y las comidas rápidas lo “acidifican”. ¿Qué sucede entonces?

El doctor Alessandro Lanata, especialista en medicina integrativa del centro Health by New Leaf, explica: “Para balancear este exceso de acidez, el organismo toma elementos de los huesos y músculos. Cuando tenemos una dieta ácida se produce la desmineralización de nuestros huesos, que se traduce en una baja de su densidad y luego en osteoporosis. En el caso de los músculos, se generan atrofias. Además, un medio ácido es un medio propenso para la generación de cáncer”.

Otros efectos muy poco agradables de la acidificación del cuerpo son: fatiga crónica, irritabilidad, dolores de cabeza, inflamación en los ojos, encías sensibles, caries, gastritis, úlceras, piedras en los riñones, alergias, piel seca, hongos, calambres, osteopenia u osteoporosis, artritis, gota e insomnio.

¿QUÉ COMER ENTONCES?
 
El doctor Lanata señala: “Mi recomendación en general es evitar las gaseosas y los jugos en caja, beber más agua (filtrada), naranjada, chicha morada (no de sobre) y utilizar la menor cantidad de azúcar posible. Nuestro plato de comida debe tener un 51% vegetales (de ser posible, crudos) y el resto se debe dividir en tres partes: un tercio de proteínas (pescado, pollo orgánico, vegetal), un tercio de carbohidratos (papa, yuca, camote, choclo) y el otro tercio en grasas mono insaturadas (aceitunas, almendras, aceite de oliva, palta). Asimismo, añade: “Hay que tener en cuenta el agua que tomamos, esta debe ser neutra o ligeramente alcalina”.

Algunas de las comidas acidificantes más comunes en la mesa diaria son las carnes rojas, el pollo, la grasa animal, la margarina, la pasta, el pan, las legumbres, el arroz, y el azúcar refinada (blanca).

Para contrarrestar la acidez que estos nos aportan, debemos comer incluir alimentos alcalinos como la papa, vegetales verdes, alcachofa, brócoli, choclo, mantequilla, plátano, ajo, frutos secos (menos los de sabor ácido), palta y aceites como los de oliva, linaza y sacha inchi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …