Ir al contenido principal

HUEVOS EN LOS BIZOCHOS

Muchas recetas de cocina nos indican en los ingredientes, cuando hablamos de huevos, que éstos deben estar a temperatura ambiente. Seguramente a la mayoría nos viene a la cabeza la elaboración de la mahonesa, pero pensemos en recetas que no son crudas, que se van a hornear, por ejemplo un bizcocho. En la mayoría de ocasiones las recetas no especifican si los huevos deben estar fríos o a temperatura ambiente, en ocasiones también se desestiman otros detalles, como si los huevos deben incorporarse batidos o no, pero veamos, ¿tienen importancia estos detalles?, ¿afecta la temperatura de los huevos en la elaboración de un bizcocho?

Lo cierto es que nosotros no hemos hecho la prueba, pero si la han realizado los expertos de America’s Test Kitchen, han elaborado un bizcocho con huevos a temperatura ambiente y un bizcocho con huevos recién sacados del frigorífico, y nos cuentan los resultados obtenidos.
Los autores del experimento se preguntaban si el hecho de incorporar huevos fríos en la masa de un bizcocho cuya receta solicitaba incorporar los huevos a temperatura ambiente, podría arruinar el resultado. Así que hicieron dos bizcochos iguales, pero uno con los huevos a temperatura ambiente y otro con los huevos recién sacados del frigorífico. De momento percibieron que la masa con huevos fríos era más densa, pero además, esta masa de bizcocho necesitó cinco minutos más de cocción. Nos parece una información muy relevante, ¿no creéis?

Una vez hechos, realizaron una cata a ciegas llegando a la conclusión de que hacer un bizcocho con los huevos fríos no arruina la receta, el bizcocho estaba tan rico como el bizcocho elaborado con huevos a temperatura ambiente. De hecho, para los catadores fue complicado detectar diferencias entre un bizcocho y otro, aunque al parecer, el bizcocho hecho con huevos a temperatura ambiente tenía una miga algo más fina.

Ahora bien, estas conclusiones son para las recetas de bizcochos básicos, pero se destaca que hay bizcochos especiales para los que utilizar huevos fríos, recién sacados del frigorífico, puede ser un perjuicio, por ejemplo para hacer el bizcocho Cuatro Cuartos, el Angel Food Cake, el Chiffon o cualquier otro bizcocho que se elabore montando las claras o los huevos enteros para llenarlos de aire.

Los huevos a temperatura ambiente montan muy bien, no tanto si están recién sacados del frigorífico, así que los bizcochos aireados elaborados con huevos fríos no aumentan su volumen correctamente y resultan demasiado densos.

Para terminar, los autores del experimento proporcionan sus consejos para bajar la temperatura de los huevos fríos, nosotros os damos nuestro truco para que los huevos fríos pasen a estar a temperatura ambiente en menos tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

LA GASTRONOMIA EN LA REVOLUCION MEXICANA

Los cambios en la sociedad repercuten frecuentemente en el arte gastronómico. Desde luego, los grandes cambios sociales y políticos, como es el caso de la Revolución Mexicana, no sólo cambian la manera de concebir la organización social, pueden cambiar cambiar también algunos conceptos culinarios o rescatarlos.
La Revolución mexicana, definitivamente cambió el rostro de nuestro país. Cien años después de que se obtuviera la independencia de España, la mayoría del pueblo seguía en extrema pobreza y sus condiciones eran de lo más difíciles. A esto se le sumaba el ambiente rígido y represivo del gobierno de Porfirio Díaz, que llevaba ya treinta años en el poder.
Es cierto, sin embargo, que la administración de dicho general trajo en gran medida avances tecnológicos y progresos de la modernidad a México, pero lamentablemente, tales avances sólo beneficiaban a una minoría de personas acomodadas.
Todas estas causas determinaron que al cumplirse el primer centenario de vida independ…