Ir al contenido principal

LA ENTRADA DEL MAÍZ TRANSGÉNICO SERÍA UNA TRAGEDIA PARA LA COCINA MEXICANA


El chef Aquiles Chávez se subió al barco de Greenpeace durante cuatro días –dos en altamar- y se sumó a la tripulación de Ranbow Warrior desde donde conoció de primera mano la forma de trabajo en el bote y reafirmó su compromiso de defender el medio ambiente y particularmente la importancia de mantener nuestra cocina e identidad cultural a través de la protección de nuestro maíz mexicano. En una breve conversación con Greenpeace el cocinero nos narra su experiencia.

Greenpeace (GP): ¿Cuál ha sido tu experiencia como chef a bordo del Rainbow Warrior?
 
Aquiles Chávez (AC): Como chef ha sido el redescubrimiento de muchas cosas. A veces al estar metido en un mundo gastronómico tan comercial se nos olvidan cosas tan básicas como consumir producto local, orgánico, sustentable y de temporada. Aunque llevo varios años cocinando de este modo, aquí lo he reafirmado y comprobado que es la alternativa y la solución a muchos problemas. La tripulación y los miembros de Greenpeace a bordo del Rainbow Warrior comen muy bien. La materia prima que se cocina a bordo del barco es de primera, al igual que su chef Daniel Bravo.


GP: Viendo la forma en que se cocina y se compran alimentos a bordo del barco. ¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje?
 
AC: Como cocinero y miembro del colectivo de los cocineros mexicanos tengo la finalidad de impulsar los productores locales, productos frescos, de temporada, y la tradición de la comida mexicana. Y ahí coincidimos con la organización. Coincido con su campaña del maíz transgénico y sí, sería una tragedia en todos los aspectos, a nivel cultural, de independencia alimentaria, medio ambiental y económico.


GP: ¿Llamarías a que otros chefs se sumaran este movimiento?
 
AC: Sí, sin duda. Hay un movimiento gastronómico en el país que defiende estos principios: maíz mexicano, vino mexicano, en definitiva consumir producto local. En concreto con el maíz mexicano estamos trabajando muy fuerte con otros cocineros. Lo que más me preocupa es el consumidor de a pie, que por obvias razones prioriza la economía, y a veces consumen productos transgénicos por desconocimiento o la misma economía.


GP: ¿Te consideras un chef activista?
 
AC: Me considero un cocinero activista, y el vivir esta experiencia con Greenpeace fue una forma de hacerlo oficial. Mi idea es heredar un mundo mejor a mis tres hijos, a nivel ecológico, económico y de seguridad, como el que yo pude disfrutar. Gozando de la naturaleza de una forma orgánica, eso es muy importante para mí, y sobre todo ser muy congruente con lo que hago, con lo que cocino. No es fortuito que esté aquí, aunque nunca me imaginé que me subiría al Rainbow Warrior.

Que el propósito común sea el planeta tierra y que los miembros tengan este nivel de compromiso con la organización da mucha esperanza, existe mucha conciencia y es necesario transmitirla a las personas.


GP: ¿Qué es para ti el poder de la gente?
 
AC: El poder de la gente es importantísimo, y el poder de la gente somos nosotros. Greenpeace es la gente común. Ha conseguido muchas cosas, cosas que nadie se imaginaba. Una vez que me baje del barco todo lo que hagamos con Greenpeace será de una forma consciente. A veces las actividades de la organización se ven de forma muy lejana, pero cuando subes al barco esta visión cambia, te vuelves miembro, y temas tan graves  como el de los 30 del Ártico, por ejemplo, me llegaron a indignar muchísimo.

La congruencia y el compromiso con la causa de todos los miembros de Greenpeace, staff, voluntarios, Diálogo Directo, tripulación, es enorme. El trabajo de cada uno de ellos es igual de importante, todos suman, desde un voluntario al capitán de la embarcación.


Entradas populares de este blog

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…