Ir al contenido principal

CONSERVAS DE VERDURAS

Las conservas caseras son perfectas para tomar alimentos fuera de temporada. Además son perfectas para un apuro cuando no sabes qué preparar para comer, pero para hacerlas en casa tenemos que tomar medidas no solo de higiene, sino también de conservación y esterilización para que los alimentos no queden contaminados de bacterias.

Para evitar este tipo de problemas debes seguir los siguientes pasos:

  1. Selecciona verduras que no tengan desperfectos, que sean todas del mismo tamaño y que estén en su punto justo de maduración.
  2. Con las manos totalmente limpias lava las verduras en agua abundante.
  3. Una vez limpias, pela las verduras, córtalas en trozos y escáldalas en una olla poniendo medio kilo de verduras con unos 4 litros de agua y 120 centilitros de zumo de limón o de vinagre.
  4. Hay veces que tienes que eliminar el exceso de agua de algunos vegetales, en ese caso, déjalos macerar en sal durante un par de horas en la nevera.

¿Cómo debemos preparar los tarros?

  1. Utiliza siempre frascos de vidrio para realizar las conservas.
  2. De tamaño pequeño.
  3. Limpios y con cierre hermético.
  4. Esterilízalos antes de utilizarlos en agua hirviendo durante unos 15 minutos y déjalos escurrir sin tocar su interior.
  5. Rellena cada frasco con la conserva, de forma uniforme, dejando el mínimo aire posible en su interior al cerrar la tapa. Deja unos 2 cm sin rellenar de verdura, y para evitar que se formen bacterias, rellena esos dos centímetros con salmuera que prepararás con 20 gr de sal por cada litro de agua y dejándolo cocer.
  6. Etiqueta siempre el tarro con el producto que contiene y la fecha de elaboración de la conserva.

¿Cómo debemos conservar y almacenar las conservas?

  1. Deja los tarros dentro del agua hasta que estén templados.
  2. Sácalos y comprueba que la tapa está cerrada.
  3. Una vez que abras el tarro, consérvalo en el frigorífico y consúmelo en una semana.
  4. No tomes conservas que tengan la tapa abultada, ya que en su interior habrá bacterias.

Fuente: http://www.recetin.com/trucos-de-cocina-como-hacer-conservas-caseras-de-verduras.html

Entradas populares de este blog

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…