Ir al contenido principal

STREUSEL

El streusel es una especialidad de la gastronomía alemana, aunque parece ser que no hay documentos escritos que demuestren que se originó (como se cree) en el siglo 19 y en la Silesia (región que hoy está dentro de las fronteras de Polonia, pero fue territorio de la República Checa y Alemania). Si os preguntáis qué es un streusel, empecemos diciendo que dicha especialidad pertenece a la repostería y pastelería. En los pocos diccionarios online en los que encontramos traducción de este término, indican que procede del verbo ‘streuen‘ y que significa esparcir, espolvorear, dispersar, echar arenilla… por lo tanto, un streusel hace referencia a espolvorear o esparcir una preparación sobre un pastel, una tarta o un pan.

La preparación básica del streusel es muy sencilla, se trata de tres ingredientes que se mezclan creando una especie de migas o arenilla, estos ingredientes básicos son mantequilla, azúcar y harina. Haciéndolo con las proporciones adecuadas, como la harina no se consigue hidratar, el resultado es un producto seco, aunque ligeramente engrasado y endulzado.

El streusel suele elaborarse con una parte de mantequilla, una parte de azúcar y dos partes de harina, los ingredientes se mezclan fácilmente con la yema de los dedos, y como hemos comentado, estos ‘grumos’ se esparcen sobre una elaboración repostera, un pastel, una tarta con fruta… para después hornearla. El resultado es una superficie crujiente, dulce y con buen sabor.

A menudo se incluyen otros ingredientes para que el streusel resulte aún más rico, desde especias como la canela, la vainilla, el jengibre, el cacao… hasta frutos secos picados o molidos, como avellanas, nueces o almendras entre otros, así se enriquece en sabor y se potencia su textura crujiente, que contrasta con la jugosidad y ternura del bizcocho o pastel.

A muchos os recordará a una receta tradicional de la cocina británica, el Crumble, básicamente es lo mismo si hablamos de la cobertura, pero recordad que el crumble comprende toda la elaboración, y el ingrediente principal de ésta es la fruta. Se elabora con manzanas, peras, ciruelas, fresas, melocotones, ruibarbo, zarzamora… la fruta se hornea con la mezcla de harina, mantequilla y azúcar, y con lo que se quiera añadir, el resultado es una fruta tierna y dulce, con una cobertura crujiente, un contraste delicioso.

En principio, el streusel es sencillamente la cobertura de harina, mantequilla y azúcar que se aplica a distintas elaboraciones reposteras, pero también hay pasteles que por estar cubiertos o mezclados con streusel, se les denomina streusel o streuselkuchen. Podemos encontrar pasteles streusel de manzana, de compota de frutas, con masa de bizcocho, con masa brisa e incluso magdalenas… estos pasteles siempre se encuentran en panaderías y en cafeterías, son un clásico acompañamiento para el café, el té, etc.

Entradas populares de este blog

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…