Ir al contenido principal

TÉ MAS SEGURO

El es una bebida caliente que se obtiene de la unión de agua hirviendo y las hojas secas de la planta Camellia sinensis. Su calidad depende, en gran medida, de factores como el suelo, la altitud y el clima, así como de la manera en que se manipulan las hojas (cultivo, fermentado, tostado y mezclado). A pesar de que hay multitud de variedades de té, las más comunes son el blanco, el verde y el negro. Todas ellas proceden de la misma planta pero se procesan de forma distinta. 

En muchos países productores de té, esta planta se cultiva en pequeñas explotaciones. Este aumento de la producción a pequeña escala responde sobre todo a la fuerte demanda que, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), "crece a un ritmo de hasta el 5% anual". Al mismo tiempo que se ha incrementado la producción, las exportaciones y el consumo, también lo han hecho los riesgos. Uno de ellos, según la FAO, es el uso de productos químicos que se utilizan en los cultivos para hacer frente a plagas u otras amenazas.

Unificar normas para mayor control

La falta de armonización sobre el uso de plaguicidas en plantaciones de té dificulta la aplicación de niveles seguros de estas sustancias

El Grupo Intergubernamental sobre el Té lleva años trabajando para asegurar un correcto uso de plaguicidas. Su objetivo primordial ha sido, desde hace años, unificar y "armonizar los límites para residuos de los plaguicidas" en aquellos países donde las importaciones de té son elevadas. En 2012, estos expertos advertían que el problema de los residuos de pesticidas lo continuaba siendo en el consumo y comercio de té en todo el mundo, a pesar de que los límites máximos para residuos (LMR) son diez veces inferiores que los detectados hace 20 años, según un informe presentado en 2012. Debe tenerse en cuenta que los LMR hacen referencia a los niveles superiores legales de una concentración de residuos de plaguicidas en alimentos, que vienen determinados en función de unas buenas prácticas agrícolas para una menor exposición del consumidor sin que se vea afectada la protección del cultivo.

En el caso del té, son los países importadores los que han fijado cuáles deben ser estos límites, en muchos de los casos "muy por debajo de lo necesario", según la FAO, para garantizar la inocuidad. La complejidad de este sistema implica, por un lado, la dificultad que cumplir con las distintas obligaciones, en función del país, y por otro lado, se ve alterada la inocuidad porque no existen métodos armonizados. Por lo tanto, los trabajos del Grupo Intergubernamental sobre el Té, en coordinación con la Comisión del Codex Alimentarius, se han centrado en armonizar las normas de los distintos países productores de té. 


Fuente: http://www.consumer.es/seguridad-alimentaria/sociedad-y-consumo/2014/02/12/219263.php

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …