Ir al contenido principal

COMO CONSERVAR MEJOR LOS CITRICOS


La mejor manera de conservar cítricos

Los cítricos como naranjas o limones son frutas de larga conservación que pueden almacenarse en buenas condiciones hasta 10 días a temperatura ambiente

Los cítricos como limones, naranjas o mandarinas, una vez recolectados, ya no maduran más, ya que el proceso de maduración lo hacen en el árbol. Y el color de la piel que tengan no es un indicador de la calidad del fruto. Si estos cítricos se consumirán en poco tiempo, pueden guardarse a temperatura ambiente, pero si se quieren conservar durante semanas, es conveniente ponerlos en la nevera. Este artículo explica cuáles son los cuatro pasos para almacenar de forma correcta los cítricos y, de manera concreta, cómo alargar la vida útil de los limones

Los cítricos se cultivan en más de 100 países de clima tropical y subtropical.

Cuatro pasos para almacenar los cítricos

Un buen indicador de calidad de las mandarinas es el olor, que debe ser dulce e intenso
A pesar de que los cítricos no son unas frutas susceptibles al ataque de patógenos, deben tenerse en cuenta ciertas pautas de conservación en casa para garantizar un almacenamiento adecuado y seguro. Pero hay que tener en cuenta que una buena conservación empieza en el momento de hacer la compra. Deben elegirse piezas con una piel suave y firme y evitar dar golpes, ya que se podrían estropear por la zona del golpe si se guardaran algunos días. En todos los casos, tanto para naranjas como mandarinas, deberán escogerse las piezas más pesadas, un indicador de que están en su mejor momento y están llenas de zumo. La piel de las mandarinas debe ser blanda, pero no arrugada, y bien adherida a los gajos. Una buena señal de calidad es el olor, más dulce e intenso cuanto más madura. Y en el caso de los limones, las posibles manchas oscuras que pueda tener en la piel no afectan al gusto.
  1. 1. No debe almacenarse fruta que no sea fresca ni piezas que puedan estar dañadas. Es aconsejable colocarlas de manera que circule el aire entre ellas, sin amontonarlas.
  2. 2. Guardar en un sitio seco, fresco y aireado, lejos de la humedad, el calor y protegidas de la luz solar.
  3. 3. Si la fruta no se consumirá en un plazo mínimo de una semana, es recomendable conservarla a temperaturas de refrigeración en la nevera.
  4. 4. Si alguna fruta empieza a estropearse, debe separarse del resto para que no las acabe afectando también.
El color de los cítricos no se relaciona con su calidad. Este se debe a la presencia de carotenoides, que no tienen actividad antimicrobiana y, por tanto, no están implicados con el deterioro de la fruta. El deterioro está asociado con factores como la acidez (pH), la humedad, la temperatura o los nutrientes (como la presencia de azúcar). Los cítricos son frutas ácidas, y la mayoría de las bacterias responsables del deterioro de alimentos no crece bajo estas condiciones, aunque sí se ven afectados por hongos.

Alargar la vida útil de los limones

Expertos estadounidenses han desarrollado un estudio para determinar cuál es la mejor manera de almacenar durante más tiempo los limones. Para ello, han utilizado dos temperaturas distintas: a temperatura ambiente y en la nevera. Según los científicos, los limones guardados a temperatura ambiente empiezan a endurecerse al cabo de una semana; los refrigerados, en cambio, comienzan a perder humedad al cabo de una semana; y los conservados en la nevera en bolsas cerradas no se deshidratan hasta al cabo de unas cuatro semanas. Por tanto, para los especialistas de America Test Kitchen, la mejor manera de almacenar durante más tiempo los limones es en bolsas de plástico cerradas

Fuente:  http://www.consumer.es/seguridad-alimentaria/sociedad-y-consumo/2014/05/01/219811.php

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …