Ir al contenido principal

HIERBAS AROMATICAS Y ESPECIAS FRESCAS

Es fácil encontrar hierbas y especias en bote, en cualquier momento del año. No es tan fácil, sin embargo, hallarlas frescas, con su sabor intenso y su perfume natural. Algunos meses son muy propicios para la albahaca, el cilantro o el romero, mientras que, pasada la temporada, es complicado dar con estas plantas. ¿Cómo se pueden conservar estas hierbas para usarlas cuando ya no hay? A continuación, se listan cuatro maneras de aprovechar al máximo los meses de abundancia para disfrutar de sus aromas y sabores cada vez que se quiera.
  • 1. El congelador y sus variantes. El método más sencillo para conservar hierbas y especias es la congelación, y se pueden guardar tanto las hojas como la planta entera. Lo único que hay que hacer es limpiarlas perfectamente y extenderlas de rama en rama (o de hoja en hoja), colocándolas en bolsas aptas para la congelación. Si es posible, se hace vacío en las bolsas (para que no quede nada de aire en su interior) y se ubican unas encima de otras, como si fuesen las páginas de un libro. De esta manera, estarán ordenadas y protegidas en el congelador. 

    • El método "del libro" está indicado, sobre todo, para las hierbas que tienen hojas grandes y resistentes, como la albahaca o el romero.
    • Para hierbas de pequeñas hojas, como la menta, el perejil o el tomillo, es preferible picarlas antes de congelarlas en bolsas apropiadas, también quitándoles todo el aire posible del interior.
    • Otra opción, muy sabrosa, es trocear las hierbas, introducirlas en una cubitera con aceite de oliva y congelarlas. De esta manera se tendrán unos cubitos de aceite aromatizado listos para utilizar en un guiso o una ensalada. 

  • 2. Los conservantes naturales. Otra de las formas más fáciles de conservar las hierbas aromáticas consiste en introducirlas en un bote, cubrirlas de aceite de oliva suave, de vinagre de vino blanco o de vinagre de manzana y guardarlas en un lugar seco y oscuro durante un par de semanas. Transcurrido este tiempo se obtendrán vinagres y aceites aromatizados que darán un valor añadido a la hora de aliñar ensaladas, preparar vinagretas y salsas emulsionadas. La única precaución que hay que tener es la de emplear hierbas en buenas condiciones, limpias y secas (sin humedad exterior), para que no se eche a perder la mezcla aromatizada. 

  • 3. En infusión. Con las hierbas de sabor penetrante, como la menta o el hinojo, el laurel o incluso el romero, se puede elaborar una infusión, tanto en aceite de oliva templado como en agua hirviendo. De este modo, se aromatiza el agua o el aceite, se deja enfriar y se guarda en el congelador, en cubitos, para utilizar en salsas, guisos o ensaladas. 

  • 4. Hierbas desecadas. Para guardar las hierbas secas, se empleará un método natural y sencillo. Se trata de hacer pequeños ramilletes de las hierbas favoritas, que se atan por el tallo y se cuelgan boca abajo en un lugar seco y aireado. En un par de semanas se obtienen unas hierbas que, trituradas y guardadas en botes herméticos, permiten sazonar distintos platos durante todo el año. 


    Fuente: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/en_la_cocina/trucos_y_secretos/2014/05/30/219998.php

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …