Ir al contenido principal

MEJORAR UNA SALSA DE TOMATE DE LATA

Con especias, hortalizas u otros ingredientes es posible transformar una salsa de tomate de lata en un manjar personalizado

La salsa de tomate es una de las elaboraciones básicas, y fundamentales, de la gastronomía mundial. Si tenemos tiempo y disfrutamos de la cocina, podemos hacerla en casa, rescatar una receta familiar o probar con distintas especias. La elaboración de esta salsa es sencilla. Sin embargo, no siempre hay tiempo o ganas de cocinar. Para estos casos, las conservas constituyen una espléndida solución. Basta abrir la lata o el brik y calentar su contenido en un cazo. El resultado será muy bueno... aunque se puede mejorar. Con especias, hortalizas y otros ingredientes es posible personalizar una salsa de tomate de bote, dándole un toque especial. A continuación se explica cómo hacerlo.

Cinco maneras de personalizar una salsa de tomate de lata

Una salsa de tomate básica se puede utilizar en todo tipo de platos, desde pizzas hasta pastas, pasando por pescados, mariscos o lasañas. Ahora bien, según qué receta se quiera hacer, algunas especias e ingredientes funcionan mejor que otros (una boloñesa, que lleva carne, se usa para la pasta, pero no para el pescado). Por esta razón, en el mercado hay distintas variantes específicas para ciertos platos. Estas versiones "especiales" son muy cómodas y prácticas, pero también más caras que la salsa base. Así, por economía -y por gustos-, podemos comprar las salsas de tomate más sencillas y personalizarlas en casa. Las siguientes son algunas ideas prácticas:
  • 1. Salsa boloñesa. Hacemos un sofrito o estofado de carne picada con cebolla, ajo, un poco de vino y un toque de orégano (o de albahaca). Vertemos la salsa de tomate en el mismo recipiente y dejamos que termine de cocinarse todo junto. Obtendremos una salsa enriquecida y potente, idónea para platos de pasta con recovecos (macarrones, tiburones, etc.), que se llenarán con esta salsa guarnecida. 
  • 2. Salsa napolitana. Añadimos orégano y cebolla cocinada (y en trocitos) a la salsa de tomate. Así conseguiremos una combinación fina, elegante y aromática que se adhiere muy bien a la pasta; en especial, a los espaguetis y tallarines.
  • 3. Salsa marinera. Su nombre lo sugiere todo. Se utiliza para terminar platos de pescado en salsa como la merluza o rape, incluso también a unas almejas. Para prepararla, agregamos a la salsa de tomate un sofrito de cebolla y perejil, pimentón dulce y caldo de pescado. La combinación queda deliciosa.
  • 4. Salsa puttanesca. La elaboramos al añadir a la salsa de tomate una mezcla de anchoa en conserva, ajo picado, aceitunas negras sin hueso y unas alcaparras, todo ello cortado muy pequeño. Conseguiremos una combinación exquisita que podemos emplear en todo tipo de recetas con salsa de tomate, desde pescado y carne hasta platos de pasta, por supuesto. Sin embargo, donde mejor lucirá es en las pizzas y los panninis.
  • 5. Salsa picante. Añadimos a la salsa de tomate un sofrito de ajo con unos aros de guindilla o de chile rojo. Removemos y ¡listo! Una espléndida mezcla para acompañar unos mejillones, unas patatas bravas o un pescado, que agradecerán los comensales a quienes les gusten los sabores fuertes. 
Fuente: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/en_la_cocina/trucos_y_secretos/2014/07/07/220219.php

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …