Ir al contenido principal

PELAR EN CIEGO

Hay expresiones culinarias que pueden generarse en cualquier época, a medida que evoluciona la cocina, y puede que no aparezcan en ningún diccionario gastronómico, un ejemplo puede ser ‘pelar en ciego’. Lo cierto es que es una expresión que no hemos utilizado hasta el momento, la escuchamos recientemente al cocinero televisivo Julius y enseguida buscamos al respecto, pero no encontramos nada.

El cocinero explicaba qué significa pelar en ciego mientras preparaba una receta. Lo que estaba pelando eran gambones y el modo de hacerlo os lo explicamos a continuación. Antes, decir que este modo de pelar se puede realizar con otros tipos de marisco, gambas, langostinos, langosta, cigalas, galeras…

Pelar en ciego significa pelar el cuerpo del crustáceo pero sin retirar la cabeza ni la cola. Es una forma muy habitual de presentar el marisco en ciertos platos, pues se facilita al comensal la degustación tanto si quiere comerlo con las manos como si lo quiere comer con cubiertos, y se mantiene la estética del producto, como podéis apreciar en la foto (aunque esté cubierto de pétalos y apenas se ve, el cuerpo esta pelado).

Podemos imaginar que esta expresión viene dada por un plato tradicional en la Comunidad Valenciana y Murcia que se conoce como Arroz ciego, se trata de un arroz que normalmente incluye verduras y marisco, y a diferencia de los demás, se podría comer con los ojos cerrados, ¿por qué?, pues porque no hay nada que pelar o que no sea comestible.

La razón es que el marisco va pelado, igual que el molusco que se incluya en su elaboración, se sirve sin las valvas. Es como el ‘arroz del senyoret’ (arroz del señorito), nombre que se le da porque el comensal no tiene que ensuciarse las manos para pelar los crustáceos.

¿Conocíais la expresión de pelar en ciego?

Fuente: http://www.gastronomiaycia.com/2014/07/11/que-significa-pelar-en-ciego/
 

Entradas populares de este blog

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HUERTO VERTICAL

Un huerto urbano comprende desde un cultivo en un suelo amplio pero alejado del campo, en la ciudad, hasta un pequeño cultivo en una vivienda, en la terraza, el balcón o la ventana. Son muchos los beneficios que proporciona la ocupación de las personas en los cuidados de un huerto urbano, entre otras cosas, repercute en el aspecto educativo, en el bienestar y en los hábitos nutricionales, claro, siempre dependiendo del tipo de huerto urbano del que se disponga y la atención que se le preste.
Lo cierto es que muchas personas estarían encantadas de disponer de un pequeño terreno para el cultivo de algunos vegetales, sobre todo se despierta ese interés en primavera, cuando hay una gran variedad de posibilidades de sembrar y recolectar el fruto del trabajo en periodos cortos, disfrutando de lo más fresco en nuestra mesa. Pero siendo realistas, la mayoría de personas se encuentran que del único espacio del que disponen en su hogar es de una pequeña terraza o balcón en el que …

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …