Ir al contenido principal

QUÉ SIGNIFICA REDUCIR A SECO




En el argot culinario hay expresiones que hablan por sí solas, pero también puede suceder que no siempre queden muy claras. Una misma receta puede estar en manos de una persona que se está iniciando en la cocina, de un experto cocinero doméstico y de un cocinero profesional, cada uno tiene sus nociones y conocimientos, así que lo importante es que lo que se quiere comunicar quede bien claro para todos.


Entre las mencionadas expresiones culinarias, hoy queremos explicar qué significa reducir a seco, pues se puede leer habitualmente en todo tipo de recetas, se puede escuchar en los programas de cocina de televisión, se puede recibir como instrucción en la escuela de cocina o en el restaurante… se utiliza tanto en la elaboración de cocina tradicional como en la cocina de vanguardia.

 
Reducir a seco significa que el líquido que se ha incorporado a la cocción debe evaporarse totalmente antes de proceder al siguiente paso de la receta, es decir, los ingredientes que se están cocinando y se han mojado con un líquido, deben volver a quedar ‘secos’. Esto suele hacerse cuando se agrega vino o caldo a un sofrito o a un guiso, con lo que se concentra el sabor y se elimina la mayoría de alcohol en el caso de utilizar vino (u otras bebidas alcohólicas como coñac, por ejemplo).


Son muchas las recetas de nuestra gastronomía en las que se añade un poco de vino, pues éste siempre se debe reducir a seco. Pero también es una instrucción muy utilizada cuando se habla de reducir a seco un caldo, por ejemplo cuando se elabora un risotto, y no es que el caldo se evapore, es que el arroz lo va absorbiendo. Ya conocéis el procedimiento de elaboración del risotto, se vierte un poco de caldo sobre el arroz, se deja reducir a seco y se vuelve a incorporar caldo, y así repetidamente, con el objetivo de conseguir un arroz cremoso.


Fuente: http://www.gastronomiaycia.com/2014/07/04/que-significa-reducir-a-seco/

Entradas populares de este blog

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

HUERTO VERTICAL

Un huerto urbano comprende desde un cultivo en un suelo amplio pero alejado del campo, en la ciudad, hasta un pequeño cultivo en una vivienda, en la terraza, el balcón o la ventana. Son muchos los beneficios que proporciona la ocupación de las personas en los cuidados de un huerto urbano, entre otras cosas, repercute en el aspecto educativo, en el bienestar y en los hábitos nutricionales, claro, siempre dependiendo del tipo de huerto urbano del que se disponga y la atención que se le preste.
Lo cierto es que muchas personas estarían encantadas de disponer de un pequeño terreno para el cultivo de algunos vegetales, sobre todo se despierta ese interés en primavera, cuando hay una gran variedad de posibilidades de sembrar y recolectar el fruto del trabajo en periodos cortos, disfrutando de lo más fresco en nuestra mesa. Pero siendo realistas, la mayoría de personas se encuentran que del único espacio del que disponen en su hogar es de una pequeña terraza o balcón en el que …