Ir al contenido principal

TRASH COOKING, UN ANTIGUO SECRETO RENOVADO


Aprovecharlo todo. Ese podría ser el lema del trash cooking, una tendencia gastronómica que, pese a su novedoso nombre anglosajón, mira a la cocina más tradicional e ingeniosa, surgida en los tiempos de crisis. La traducción más ajustada de trash cooking es "cocinar con basura", aunque la expresión tiene un significado menos literal y más profundo. Se trata de sacarle el máximo partido a todos los alimentos y utilizar en la cocina todo lo que, en principio, descartaríamos, desde los tallos de las acelgas hasta las tripas del bacalao. El siguiente artículo explica en qué consiste esta corriente gastronómica y ofrece ejemplos concretos para ponerla en práctica.

En la cocina humilde siempre ha habido un gran interés por hacer rendir al máximo los ingredientes y los alimentos. Algún dicho popular -como el que señala que "del cerdo se aprovechan hasta los andares"- refleja muy bien esta inquietud, basada en la necesidad. Esta actitud en la cocina ha alimentado con éxito a muchas generaciones en las épocas más duras, pero en los años de abundancia y bienestar, se ha cocinado de espaldas a ella. Desde las verduras hasta las carnes, los avances económicos (y gastronómicos) nos han conducido por el terreno de la comodidad, de los productos ya limpios, cortados y fileteados, que se presentan en prácticas bolsas e impecables bandejas.

Se pueden comprar bases de ensaladas frescas, hortalizas ya peladas y cortadas o ralladas, piezas de carne ya preparadas para cocinar. Todo es práctico, rápido, limpio... y más caro. La comodidad tiene un precio, y no solo es el que marca la etiqueta del producto, sino también lo que dejamos de aprovechar cuando adquirimos el alimento entero, desde las espinas del pescado o la carcasa del pollo, hasta las hojas de los nabos. El trash cooking ofrece varias ideas para ahorrar dinero en la compra y, también, en la cocina, sacándole el mayor rendimiento posible a los llamados "desperdicios".

Trash cooking con frutas y verduras

Muchas veces se tiran partes de los vegetales que son comestibles y sí se pueden aprovechar. Estas son algunas sugerencias:
  • La peladura de los calabacines. Bien lavada, se corta en finas tiras que se saltean con un poco de ajo, aceite de oliva y sal para acompañar y decorar platos de pescado. También se puede mezclarlas en un salteado o degustarlas en crudo, como guarnición de una vinagreta con verduras y unos trocitos de manzana.
  • Los tallos de acelgas y espinacas (la parte más gruesa de las coles) se pueden lavar bien, retirar restos de tierra y cocerse en agua hirviendo en una cazuela con sal y unas gotas de limón para que no ennegrezcan durante la cocción. Después, refrescamos en agua con hielo y aliñamos con aceite de oliva, sal y unas escamas de pimentón, como entrante o acompañamiento de ensaladas.
  • Las cáscaras de cítricos, bien lavadas, son muy útiles para caramelizar, deshidratar y aromatizar azúcar, o también para añadir notas de sabor y aroma a un aceite de oliva o un vinagre suave de vino.
  • El corazón de la piña, que en crudo es leñoso, cuando se cocina en finas rodajas adquiere una textura más blanda y más jugosa, idónea para acompañar ensaladas agridulces o elaborar platos de pasta y de arroz con un toque exótico.
  • Las hojas de nabos son un ejemplo de este empleo de productos de desecho. Son muy utilizadas en la cocina gallega como ingrediente de sus potes, cocidos con patatas y cocidos de garbanzos.
  • Las peladuras de la patata nueva, bien limpias de restos de tierra, se pueden freír en abundante aceite caliente, de manera que obtendremos unas originales patatas chips.
Fuente: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/tendencias/2014/06/30/220161.php

Entradas populares de este blog

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HUERTO VERTICAL

Un huerto urbano comprende desde un cultivo en un suelo amplio pero alejado del campo, en la ciudad, hasta un pequeño cultivo en una vivienda, en la terraza, el balcón o la ventana. Son muchos los beneficios que proporciona la ocupación de las personas en los cuidados de un huerto urbano, entre otras cosas, repercute en el aspecto educativo, en el bienestar y en los hábitos nutricionales, claro, siempre dependiendo del tipo de huerto urbano del que se disponga y la atención que se le preste.
Lo cierto es que muchas personas estarían encantadas de disponer de un pequeño terreno para el cultivo de algunos vegetales, sobre todo se despierta ese interés en primavera, cuando hay una gran variedad de posibilidades de sembrar y recolectar el fruto del trabajo en periodos cortos, disfrutando de lo más fresco en nuestra mesa. Pero siendo realistas, la mayoría de personas se encuentran que del único espacio del que disponen en su hogar es de una pequeña terraza o balcón en el que …

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …