Ir al contenido principal

COMERSE LA LITERATURA

"Todo empezó con Heidi, aquellas tostadas con queso se clavaron en mi mente durante mi niñez, como una especie de icono que algún día tenía que rendirle homenaje de una forma u otra. Recuerdo leer cuando el abuelo fundía el queso de cabra, algo que veías desde los ojos de Heidi... era algo maravilloso".

Dinah Fried, fotógrafa metida a cocinera ocasional explica así su último y alabado proyecto, Fictitious dishes, un homenaje culinario a algunos de los platos más conocidos de la literatura universal. "La idea era reproducir algunos de los manjares de determinadas obras: de Matar a un ruiseñor a Moby Dick, de La metamorfosis a El gran Gatsby. Tratar de plasmar la visión que tenía de esos platos después de leer cada libro".

Fried no se ha conformado con tomar las fotos sino que cocinó y puso en escena cada plato (medio centenar) para acabar conformando un volumen que busca ofrecer al lector otra manera de recordar sus clásicos favoritos. Las fotografías, cenitales, forma una suerte de puzle visual que resulta delicado y sugerente a un tiempo: "A la hora de ejecutar esos platos, y más allá de poder recurrir a una fuente o a otra para averiguar los ingredientes exactos, fue interesante para mí poder volver a la obra original y repasar las palabras exactas que el autor usó para describir esas comidas. Creo que una buen plato de ficción depende completamente del lenguaje que uses y de las palabras que escojas incluir, porque esas son las que van a sugerir al lector la imagen de lo que cuentas. He tratado de respetar eso a la hora de preparar esos platos y he intentado que cuando alguien vea el libro y mire las fotos recuerde —de algún modo— el libro donde se encuentran esas descripciones", cuenta la fotógrafa.

Pero la receta o la ejecución artística de los platos no fueron los principales problemas de Fictitious dishes: "Había cierto cuidado en la escenografía que yo quería transmitir, ya no sólo en la colocación de estos o en su distribución en la mesa, sino en el diseño y el respeto a la época. Por eso me pasé muchas horas navegando por Ebay o paseando por mercadillos, buscando esa vajilla art-decó o ese plato antiguo, o esa forma geométrica que encajara exactamente con lo que buscaba". A pesar de ello, la fotógrafa también reconoce que el reto fue al final menos costoso de lo esperado, más allá de aunar todos los elementos hasta llegar al resultado buscado: "La verdad es que yo creía que cocinar todos esos platos sería mucho más complicado. Sin embargo, una vez me puse a ello fue bastante más sencillo de lo que yo misma pronostiqué... claro, que también decir que cocino mucho para mí y que vengo de una familia donde cocinar ha sido siempre una tradición, no tuve que empezar de cero".

La estadounidense tiene claro que disparar esas fotografías desde una posición cenital no ha sido una elección al azar ni un hallazgo afortunado: "Desde luego que no. Existe una intención por mi parte de ponerme en los ojos de los que van a comer esos platos, de ser algún modo el protagonista de esas obras. Tomando esas fotografías desde arriba era el mejor modo de convertirme en el sujeto que está a punto de comer. Al mismo tiempo traslado al lector —o eso espero— la misma perspectiva de la que yo dispongo: fue una decisión plenamente consciente", responde.

El libro, publicado por la editorial Harper Design en Estados Unidos hace tan solo unas semanas, ha levantado la atención de gastrónomos y aficionados a la literatura por igual, dos disciplinas que parecen unidas por un hilo invisible. "Creo de algún modo leer y comer son experiencias sensoriales: leer sobre un buen plato es en cierta manera como degustarlo. Ambas cosas tienen un componente emocional indiscutible y —sobre todo— el poder de transportarte a un cierto lugar, un lugar mágico".

Fictitious dishes se ha convertido ya en uno de los libros de fotografía más vendidos al otro lado del Atlántico, quizás porque existe —aun en tiempos de crisis— un buen número de espectadores hambrientos. "¿Mis platos favoritos? Pues los de Heidi, Mujercitas y En la carretera. Para éste último hice una tarta con helado. Nunca había hecho una tarta y el helado se derretía muy rápido, pero la foto quedó bien y ¡ambas cosas están deliciosas!".

Fuente: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/07/25/babelia/1406302567_871534.html

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …