Ir al contenido principal

ENVOLTORIOS ALIMENTARIOS REUTILIZABLES

Con una muselina y cera de abejas se puede hacer un envoltorio alimentario reutilizable, y así dejar de gastar papel de aluminio o film transparente en algunas ocasiones, y reducir los residuos que perjudican al medio ambiente. Aquí puedes ver cómo hacer envoltorios alimentarios reutilizables.
Hace unas semanas os hablamos de un envoltorio alimentario reutilizable, de Bee’s Wrap, un producto creado por una granjera y ama de casa, con el objetivo de no generar más residuos que perjudican al medio ambiente y para favorecer la conservación y seguridad de los alimentos.

Este envoltorio está hecho con una muselina de algodón orgánico impregnada con cera de abejas, aceite de jojoba y resina de árbol, aseguran que es fácil de limpiar y de utilizar una y otra vez, siendo adecuado para envolver y conservar todo tipo de alimentos, excepto con carnes. Es un envoltorio que tiene propiedades antibacterianas gracias a la cera de abejas y al aceite de jojoba, además se le puede dar la forma deseada para que envuelva el alimento o el recipiente que queramos, el calor de las manos lo hace maleable, pero al recuperar la temperatura se vuelve rígido.

En fin, lo que hoy os queremos contar es que podéis hacer estos envoltorios alimentarios reutilizables en casa, nosotros no lo hemos probado, pero nos lo cuentan en el blog One Good Thing, y en cuanto lo hemos visto, lo hemos querido compartir con vosotros porque estamos seguros de que muchos de vosotros pensáis lo mismo que la creadora de Bee’s Wrap (salvo lo de aportar un dinero extra a la economía del hogar).

Pues en el blog mencionado nos enseñan cómo hacer envoltorios alimentarios reutilizables, y el material necesario es muy simple: tela de algodón fina (muselina sin blanquear), tijeras, cera de abejas, una bandeja de horno y una brocha. La cantidad de tela y cera será la que deseemos, es decir, según cuantos envoltorios queramos hacer.
Para empezar hay que cortar la muselina del tamaño que deseemos, lógicamente, lo ideal es hacer envoltorios de distintos tamaños para que puedan utilizarse con recipientes de distintos tamaños. A continuación hay que rallar la cera de abejas si se dispone de esta en un bloque sólido.

Como esta cera se deberá fundir, hay que introducirla en el horno, así que se precalienta a 100º C. Se coloca la tela sobre la bandeja del horno, se reparte un poco de cera rallada (sin excesos) y se introduce en el horno, en unos cinco minutos se habrá derretido y se podrá extender por toda la muselina con ayuda de la brocha. Hay que asegurarse de que se cubre uniformemente.

Después simplemente hay que dejar enfriar, se puede tender el nuevo envoltorio alimentario en un lugar fresco, y ya estará listo para usar. Como ya hemos comentado, puede utilizarse para cubrir los alimentos que tengamos en un cuenco o en un plato, para envolver bocadillos, un trozo de queso…

Este envoltorio puede utilizarse durante varios meses, no se concreta cuántos, tendremos que probarlo, y para mantenerlo y poder utilizarlo con tranquilidad sólo hay que lavarlo a mano con agua fría y dejarlo secar al aire libre.

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …