Ir al contenido principal

COCINAR PUEDE SER UNA TERAPIA TUS SENTIDOS

Si alguna vez has comido un alimento picoso y has dicho que “la cocinera estaba enojada al prepararlo”, puedes estar seguro de que tus palabras estaban llenas de razón. El Manual de la cocina para la felicidad (Editorial Alamah), escrito por monjes budistas, explica que las emociones influyen en la preparación de los alimentos.

Si asumes esta tarea con gusto y el deseo de honrar a tus comensales, el resultado será muy distinto que si visualizas el cocinar como una carga, sólo por “salir del paso”.

Un momento para meditar

Preparar alimentos así como consumirlos es una oportunidad para estar con uno mismo. De acuerdo con los autores del libro antes citado, lo que suele ser un acto cotidiano y necesario se puede transformar en una actividad de meditación profunda, una forma de mantener alejados los pensamientos que atormentan.

Abre bien todos tus sentidos: escucha música relajante y percibe los aromas, sabores y texturas de la comida.  

“Pocas prácticas pueden ayudar tanto a entrenar la mente para conseguir la atención plena (base de la meditación) como la preparación de los alimentos. No es lo mismo encender los fogones con la mente descontrolada que controlada. Así pues, realizar esta acción con un comportamiento positivo nos lleva a tener resultados deseables”, escriben los autores.

Para llegar a este punto de concentración, te recomendamos preparar el ambiente. Si te toca ser anfitrión o incluso si prepararás algo para ti, considera los siguientes puntos:

-La cocina tiene que estar limpia y ordenada para agilizar los procesos.
-Mantén el espacio en silencio o bien, si lo prefieres, acompáñate con música tranquila, en un volumen medio.
-Ten cerca de ti tanto los instrumentos como los condimentos que utilizarás en tu preparación.
-Adopta una actitud positiva, y proponte satisfacer a los comensales.
-Procura que tus recetas contengan todos los grupos alimenticios. Si preparas ensaladas, mezcla verduras y/o frutas del mayor número de colores posible: esto se traduce en equilibrio vitamínico.

Entradas populares de este blog

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…