Ir al contenido principal

LA GRANADA

El nombre científico de la granada, es Punica granatum. “Punica” le fue atribuido por los romanos, ya que este arbusto fue introducido en las zonas mediterráneas por los cartagineses durante las Guerras Púnicas y “granatum” a lo referente a la densidad de granos que está lleno el fruto.

El fruto es originario de una región que abarca desde Irán hasta el norte de los Himalayas en India, y fue cultivado y naturalizado en toda la región del Mediterráneo incluyendo Armenia desde la Antigüedad. Muy apreciada en las zonas desérticas, por estar protegida de la desecación por su piel gruesa y coriácea, lo que permitía que las caravanas la pudieran transportar grandes distancias, sin que le afectara en la conservación de sus cualidades tan apreciadas. Se encuentran sus huellas en todos los documentos antiguos.



Se sabe del cultivo de la granada, desde hace al menos 5000 años en Asia occidental y en el Norte de África; se encontraba en los jardines pensiles de Babilonia y en los bajorrelieves egipcios. Los antiguos egipcios preparaban con su jugo un vino ligero con sabor a frambuesa.

Hipócrates recomendaba el jugo de la granada contra la fiebre y como fortificante contra la enfermedad.

Los romanos conocieron la granada gracias a los fenicios que la trajeron de Fenicia (aproximadamente en el actual Líbano) a Roma, de ahí su nombre científico de Punica.

La Biblia hace referencia en numerosas ocasiones a este fruto, y siempre en su defensa.

Los árabes fueron los que la introdujeron en España, citándola ya en el siglo XIII Gonzalo de Berceo en uno de sus poemas, donde la llama milgrana (milgranos), por la abundancia de sus semillas. Las granadas proliferaron sobretodo en el sur de la Península, donde finalmente la ciudad de Granada tomó este nombre. Con la conquista de América, los colonos españoles llevaron esta fruta al continente, se cultivó con éxito en Nuevo México en la época colonial.

Ha sido una fruta como un gran símbolo religioso, mítico y metafórico a lo largo del tiempo, y su historia, se remonta varios siglos antes de Cristo. Se la considera un símbolo de fertilidad, de nacimiento y de vida eterna por su gran número de semillas en su interior. Una de las primeras referencias a la granada se encuentra en el mito griego de Deméter y Perséfone. Según este mito, el primer granado fue plantado por Afrodita, la diosa griega del amor, mientras que el dios del infierno, Hades, le ofreció su fruto a la bella Perséfone para seducirla. En el Corán, las granadas son mencionadas como uno de los dones de Dios. En el judaísmo, la granada se decía que había 613 semillas que representan los 613 mandamientos de la Tora, y fue utilizada a menudo para decorarla. En el cristianismo, se cree que Eva fue tentada con una granada en el Jardín del Edén en lugar de una manzana.

EN LA ALIMENTACION

La fruta se come natural grano a grano, apartando la corteza y las laminillas amargas que separan las celdas donde se encuentran. Es muy apreciada por los niños. Se puede utilizar para hacer sorbetes, de bebidas, de sirope de granadina artesanal, que entran como ingredientes en los platos cocinados.

Al comprarlas, seleccione las granadas que presenten un color rojo profundo a marrón. Las granadas pequeñas normalmente están secas, leñosas, acres e incomibles. En tanto que el fruto sea más grande, la pulpa será más jugosa. La epidermis debe de estar bien lisa y brillante, exenta de marcas. Se dice que la fruta está madura cuando presionándola un poco emite un ruido metálico.

En la cocina libanesa, el sirope de granadina, llamado Rab er‘remane se confecciona a partir de las variedades ácidas que le dan un sabor dulce y ligeramente acidulado.

Su sirope se utiliza en numerosos platos salados para darles agradable acidez, tal como, las (mtabba), berenjenas horneadas a la crema de sésamo, puré de berenjena horneada al ajo (baba ghannouj) y la (lahm b‘ajine) pizza libanesa con guarnición.

En la cocina de Punjab, al norte de la India, sus granos secos se utilizan como especia en los platos vegetarianos, a los que aportan un gusto agridulce.

La cocina iraní le reserva así mismo un lugar importante.

Es un ingrediente en el plato mexicano de los chiles en nogada, donde el color de los granos rojos contrasta con el color verde de los chiles rellenos y la salsa de nuez blanca, resultando en un plato con los colores de la bandera nacional.

LOS EFECTOS DE LA GRANADA EN LA SALUD

Existen una multitud de estudios científicos relacionados con la granada. En las últimas décadas ha experimentado un gran interés su actividad antioxidante, anticancerígena y antiinflamatoria.

Capacidad antioxidante

Estudios in vitro han demostrado que el zumo de granada y sus semillas tienen entre 2 y 3 veces más capacidad antioxidante que el vino tinto o el té verde.

Estudios en ratas y ratones, confirman que las propiedades antioxidantes de los extractos de granada muestran una reducción del 19% del estrés oxidativo en los macrófagos peritoneales de los ratones, una reducción del 42% de los peróxidos lipídicos y un incremento del 53% de los niveles de glutation reducido.

Estudios en humanos muestran que el zumo elaborado a partir de la pulpa de la granada, tiene una capacidad antioxidante superior al zumo de granada. A estos sujetos se les dio 250 ml de zumo de granada cada día durante cuatro semanas. Los niveles de la capacidad antioxidante en el plasma sanguíneo incrementaron de 1,33 mmol a 1,46 mmol en personas que tomaron zumo de granada, mientras que los que tomaron zumo de manzana no hubo un incremento significativo.

Capacidad anticancerígena


Estudios in vitro usaron tres líneas celulares de células cancerígenas prostáticas demostraron que varios extractos de granada (zumo, aceite de semillas y piel) inhibía potencialmente la invasión de células cancerígenas prostáticas, induce a la apoptosis,

En un estudio de fase II realizado con 46 hombres con cáncer de próstata recurrente, 16 de ellos (35%) mostraron un decrecimiento significativo en el antígeno específico para la próstata (PSA) durante el tratamiento con el zumo de granada. Estos resultados indican que la granada pude influenciar positivamente en la evolución del cáncer prostático gracias a sus efectos antiproliferativos, apoptóticos, antioxidantes y posible acción antiinflamatoria.


Capacidad antiinflamatoria


El aceite prensado en frío de las semillas de la granada ha demostrado in vitro que inhibe los enzimas lipooxigenasa y ciclooxigenasa. La ciclooxigensa es un enzima que convierte el ácido araquidónico en protaglandinas, que son mediadoras de la inflamación. La lipooxigenasa cataliza la conversión del ácido araquidónico en leucotrienos, que también son mediadores proinflamatorios.

Capacidad antiaterosclerótica.


Estudios in vitro con animales y humanos, se ha obtenido resultados positivos con varios constituyentes de la granada en la prevención y atenuación de la aterosclerosis. En las primeras etapas de la aterosclerosis, la concentración elevada de colesterol en el plasma, el incremento del estrés oxidativo y el incremento del colesterol esterificado, son factores que contribuyen a la formación de la placa de ateroma. El zumo de la granada, rico en polifenoles antioxidantes y ácido gálico, ayudan a minimizar las lesiones ateroscleróticas, a controlar los niveles de lípidos y azúcar en sangre.

La granada, al ser un alimento de origen vegetal, no contiene colesterol. Su alto contenido en potasio, a diferencia de otras frutas y su bajo contenido en sodio, hace que sea un alimento óptimo para las personas que tienen hipertensión. Esta proporción entre los dos minerales más la alta proporción de agua hace que sea un alimento con ligero efecto drenante y diurético.

Otros mecanismos


Se han estudiado sus efectos en otras patologías como es la diabetes mellitus tipo II, la VIH y la acción bactericida y fúngica.


Fuente:
http://es.wikipedia.org/wiki/Phaseolus_vulgaris#Historia
http://www.bioener.com/documentos/LA_GRANADA.pdf

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …