Ir al contenido principal

LA SOJA

Originaria de China y gran desconocida excepto para sectores muy concretos y afines al vegetarianismo, la soja es hoy la legumbre de moda. Por sus propiedades nutritivas y saludables, y basándose en comprobaciones científicas, el Organismo de EEUU para el Control de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration), ha resuelto permitir a las empresas de alimentos que contengan un mínimo de 6,25 gramos de proteína de soja por ración de consumo, que incluyan en el envoltorio del producto la siguiente alegación: "25 gramos de proteína de soja al día, incluida en una dieta baja en grasas saturadas y colesterol, pueden reducir el riesgo de sufrir trastornos cardiacos". También en nuestro país comienzan a conocerse las bondades de este alimento, cada vez más presente a modo de brotes germinados, bebida de soja (más conocida como leche de soja) y como ingrediente de jugos y yogures. 



La ingesta de isoflavonas, también presentes en la soja, se relaciona con un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y de cánceres dependientes de hormonas como el de mama. Poseen actividad estrogénica, es decir, se comportan de modo similar a los estrógenos humanos, motivo por el que su consumo mejora los síntomas asociados a la menopausia femenina (sofocos, pérdida de masa ósea, etc.). Durante el período fértil de la mujer, uno de los factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama u otros dependientes de hormonas es la sobre-exposición a los estrógenos humanos. Si dichas hormonas se encuentran en niveles demasiado elevados, pueden provocar la división y posterior reproducción descontrolada de las células, es decir, cáncer. Sin embargo, las isoflavonas o los fitoestrógenos de la soja poseen una acción mucho más débil, por lo que son susceptibles de reducir el riesgo de que se inicie el proceso de división celular descontrolada. En países como Japón, donde el promedio de fitoestrógenos ingeridos oscila entre 20 y 50 miligramos diarios, el riesgo de padecer cáncer de mama es entre cinco y ocho veces menor que en Europa occidental, donde la media es de 1 miligramo diario.

La soja es un alimento polivalente y del que se obtienen gran variedad de productos: harina, aceite, lecitina, bebida de soja, tofu, productos fermentados con sal (tamari) o sin sal (tempeh) y otros como los brotes de soja. Tanto la fermentación a cargo de mohos y bacterias como la germinación (brotes), permiten que estos derivados sean más fáciles de digerir y que se enriquezcan en nutrientes como la vitamina C y vitaminas del grupo B.
  • Harina. Muy rica en proteínas. Se emplea en pastelería y panadería.
  • Aceite de soja. Buena fuente de grasas poliinsaturadas, en especial de ácido linolénico.
  • Lecitina. Interviene en el control del colesterol en sangre y en el metabolismo de las grasas. Se emplea como complemento dietético en situaciones de hipercolesterolemia.
  • Bebida de soja. En comparación con la leche de vaca, esta bebida no contiene lactosa (azúcar de la leche), caseínas (proteínas lácteas), vitamina B12, grasas saturadas, colesterol y aporta menor cantidad de sodio y calorías. La bebida comercial puede estar enriquecida en calcio, vitamina B12 y vitaminas A y D e incluir aromas (vainilla, almendra, etc.) y zumo. Por su buen aporte de calcio asimilable se emplea como sustituto de la leche de vaca en caso de alergia a la proteína de la leche de vaca, intolerancia a la lactosa, así como cuando existe asma crónica u otras afecciones respiratorias, ya que en dichas personas los lácteos aumentan y espesan las mucosidades, empeorando su bienestar.
  • Tofu o cuajado de soja. Su aspecto es similar al del queso. Es rico en proteínas, pobre en grasas y de fácil digestión. Contiene vitaminas del grupo B, vitamina E y minerales (calcio, fósforo, hierro, potasio). No tiene sabor propio, por lo que se emplea en platos muy diversos. Se puede utilizar troceado o batido para obtener patés y salsas.
  • Tamari. Salsa que se elabora a partir de soja, trigo y sal. Realza el sabor de la carne, el pescado y los vegetales. La hay de diferentes tipos, si bien todas son ricas en sodio y contienen gran cantidad de ácido glutámico (aminoácido no esencial que le confiere un gusto que recuerda al de la carne).
  • Tempeh. Es un derivado fermentado, de aspecto compacto, rico en proteínas, grasas insaturadas, vitaminas del grupo B (B1, B2 y B12) y minerales (calcio, fósforo, hierro). Se puede cocinar del mismo modo que las carnes.
  • Brotes de soja. Son tiernos y sabrosos. Se emplean en ensaladas, triturados, etc. Son ricos en vitamina C y en enzimas; sustancias que facilitan la digestión.
Cada vez es más frecuente encontrar a nuestro alcance productos que podrían llamarse de nueva generación, ya que incorporan sustancias novedosas como la soja. Ese el caso de algunos yogures y zumos, si bien las cantidades de soja que contienen son muy pequeñas. Por tanto, si queremos obtener los beneficios que para la salud ofrece la soja hoy día en nuestro país, debemos recurrir a la soja legumbre y a sus derivados o a comprimidos que se venden en farmacias o tiendas especializadas, ya que sólo así garantizaremos la dosis adecuada.

 

 

La soja a su vez cuenta con una gran cantidad de propiedades, entre las que destacan:

  • Proteínas: destaca su contenido de proteínas de buena calidad, superado incluso el aporte proteico de las carnes.
    100 gramos de soja = 35,9 gramos de proteína
    100 gramos de carne de ternera = 20 gramos de proteína
  • Fibra: su elevado aporte de fibra contribuye a prevenir o aliviar el estreñimiento, a hacer más lento el paso de los azúcares hacia la sangre (positivo para la diabetes) y a reducir los niveles de colesterol, efecto que también comparten las grasas insaturadas que contiene la soja.
    100 gramos de soja = 15,7 gramos de fibra
  • Hidratos de carbono:
    100 gramos de soja = 15,8 gramos de hidratos de carbono
  • Grasas: la soja es rica en grasas (18,6%), que en su mayor parte son poliinsaturadas.
    Destaca la presencia de dos ácidos grasos: linolénico (omega-3; la grasa característica del pescado azul) y linoleico (omega-6), ambos fundamentales y beneficiosos para la salud de vasos sanguíneos y corazón. Contiene además lecitina; un tipo de grasa que se emplea como complemento dietético y aditivo emulsionante (E-322) en chocolates, repostería, margarinas, etc.
  • Minerales y vitaminas: en comparación con el resto de legumbres, aporta mayor cantidad de minerales como calcio, hierro, magnesio, potasio y fósforo, y cantidades apreciables de vitamina E, folatos y otras vitaminas del grupo B. Asimismo, cabe destacar la presencia de isoflavonas; antioxidantes de probados beneficios para la salud.

     
    Receta de Hamburguesas de Soja

    6 porciones

    • 250 g de porotos de soja cocidos 
    • 1 cucharada de extracto de tomate 
    • aceite de soja 
    • 2 cucharadas de queso rallado 
    • 1 cucharadita de orégano 
    • 1 huevo 
    • sal 
    • 2 rodajas de pan de soja 
    • puré de arvejas partidas para acompañar 

    Procesar los porotos escurridos hasta reducir a una pasta lisa y colocar en un bol. Agregar el extracto de tomate, 1 cucharada de aceite de soja, el queso rallado, el orégano desmenuzado, el huevo, la sal y el pan remojado en leche de soja exprimido picado. Formar las hamburguesas y freír en una sartén con aceite de soja. Servir acompañadas con el puré.
    Fuente:
    http://revista.consumer.es/web/es/20040501/pdf/alimentacion.pdf
    http://www.elplacerdeinvitar.com.ar/01_cocina/013100_soja.html

      Entradas populares de este blog

      HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

      Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

      La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

      Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

      COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

      Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
      De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
      Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

      HELADOS

      En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
      En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
      En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…