Ir al contenido principal

PRESENTACIÓN DE LOS PLATILLOS

La presentación cuidada de los alimentos es una herramienta imprescindible que ayuda al individuo a no caer en la monotonía y la repetición de platos simples y poco apetitosos de ensaladas, verduras y elaboraciones a la plancha. La clave está en jugar con los colores de los alimentos de temporada, los cortes que se dan a los vegetales para elaborar la receta (en juliana, bruinoise, dados, rodajas, medias lunas) y la variedad de elaboraciones previas (macerado, germinado, fermentado, prensado) y de cocciones (escaldado, vapor, estofado, rehogado, plancha, presión, horno...).

Es un estímulo agradable para los sentidos admirar lo presentable y apetitosa que puede ser una sencilla receta de pechuga a la plancha cuando se acompaña de cebolla rehogada o se adereza con hierbas aromáticas.


La presentación cuidada de los alimentos estimula el apetito y ayuda a no caer en la repetición.

El uso de ingredientes inusuales es un recurso muy útil para resaltar el sabor, la textura y el colorido de una receta típica. Se pueden añadir germinados a ensaladas, tortillas, sopas y esparcir por encima de una carne o un pescado a la plancha para resaltar su presencia. La adición de vegetales curiosos y poco habituales como la rúcula, la hierba de los canónigos o las espinacas crudas da un sabor rico y poco común a las ensaladas.

La cebolla caramelizada permite presentar las ensaladas templadas y da un gusto dulzón a los platos, como en el caso de unas tiras de pollo o una hamburguesa ligera.

Las salsas ligeras elaboradas con variadas vinagretas, yogur, hierbas aromáticas, etc., dan el color peculiar que falta a un sinfín de recetas.

La adición de frutas a ensaladas como la piña, la pera, la naranja, la granada o las frutas del bosque, entre otras, aporta el contraste dulce a un plato de por sí salado y el contrapunto de color.

Los frutos secos cambian la textura y el sabor de recetas típicas de arroz, espaguetis, cuscús, ensaladas o frutas asadas.
Las vinagretas hacen más deliciosas las preparaciones más simples, ya que se pueden elaborar con mezclas de hierbas como el comino, salsas como la mostaza, combinado de pasas y piñones o frutas como las fresas o los cítricos.

Dentro de los complementos decorativos están la vajilla y los utensilios de cocina diseñados para decorar los platos, como los aros de montaje o herramientas equivalentes de distintas formas y tamaños, son el complemento perfecto para dar un toque de vistosidad y elegancia a las preparaciones. Al delimitar los ingredientes en una zona concreta del plato, se consigue un aspecto visual de ligereza y resaltan los coloridos de los distintos ingredientes que lo componen.

Se estimula el apetito al usar los aros para presentar una ensalada de arroz con tacos de plátano, una ensalada templada de alubias y patatas, un pastel de patata relleno de atún con pimientos y tomate, una receta simple de tortilla francesa con salsa de tomate o de huevo a la plancha con guarnición de arroz integral.

Una vajilla especial o unos aros de montaje son el complemento idóneo para hacer más atractivos los platos.

Nada tiene que ver, en cuanto a vistosidad y atractivo para los sentidos, el plato típico de verduras salteadas con la imagen que ilustra la receta de verduras con kiwi y lomo embuchado o con láminas de queso y jamón.

Servir el alimento en un recipiente diferente al habitual también llama la atención. Resulta al menos curioso presentar una ensalada en un vaso ancho, en un cuenco de color o en un plato con formas originales como la de tomate y germinados. Sucede algo similar con un plato sencillo de huevos escalfados con chirlas dentro de un recipiente rectangular o la crema de arroz con zanahoria servida en un vaso con una original forma curvada.


FUENTE:
http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/adulto_y_vejez/2010/07/07/194194.php

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …