Ir al contenido principal

VINAGRE AROMATIZADO

La aplicación más conocida de los vinagres en la gastronomía es, junto al aceite, el aliño de verduras y vegetales para resaltar su sabor. A pesar de que muchas veces no se le da la importancia que merece al vinagre y sí se tiene mucho en cuenta el aceite que utilizamos, una variación en el ácido que añadamos a nuestras preparaciones nos va a proporcionar matices y sensaciones nuevas.

Por otro lado, su uso va más allá, ya que se trata de un ingrediente clave en productos como escabeches, marinados, mostazas o salsas tipo mayonesa, debido a su capacidad conservadora responsable de evitar la degradación de alimentos.


Aromatizar el vinagre
Para obtener un vinagre aromatizado basta condimentarlo con hierbas aromáticas, especias, frutas, o azúcar o miel

Cualquier vinagre se puede aromatizar o condimentar con hierbas aromáticas (romero, tomillo, estragón o albahaca), especias (ajo, pimienta o chiles), frutas (frambuesa, manzana, plátano, naranja, piña, zarzamoras o limón) u otros condimentos como azúcar o miel. El resultado es un vinagre aromatizado que da un toque especial a los alimentos o a los platos a los que se añade.

Aromatizar un vinagre es relativamente sencillo, sólo hay que introducir el aroma escogido y dejar reposar la infusión para que la naturaleza siga su curso y ayude a dar un sabor más profundo a nuestro vinagre. Para ello podemos utilizar el líquido sobrante de las botellas abiertas, sea bien de vino tinto, bien de vino blanco o de cava, se decanta en un tarro de boca ancha, se tapa con una tela fina para que pase el aire pero no las impurezas, y se deja reposar unos 30 días a una temperatura entre 25º C y 30º C fuera de la luz. Cada dos días hay que darle unas vueltas para favorecer que se oxide todo el vinagre.

De esta manera conseguiremos lo que se conoce como "vinagre madre", un vinagre potente de sabor fuerte que podemos rebajar agregando un poco de vino normal. Antes de consumirlo, es conveniente filtrarlo del tarro a través de una estameña o un colador de tela como los del café.

Componente con carácter

El principal componente que le da el carácter, el sabor ácido tan característico con poder conservante, es el ácido acético, que suele estar en una proporción del 5% al 6%. En la elaboración del vinagre se suceden dos fermentaciones: la alcohólica y la acética. En la primera de ellas, ciertas levaduras que se encuentran presentes en el aire, en el propio alimento o que se añaden, transforman el azúcar en alcohol.
Cuando estas bebidas alcohólicas se someten a una segunda fermentación, la fermentación acética, las bacterias implicadas (acetobacterias) producen ácido acético además de otros compuestos, la mayoría de ellos volátiles, dando como resultado el vinagre.


VINAGRES AROMÁTICOS

Recetas sencillas para elaborar vinagres aromáticos:


Vinagre de frambuesas:

450 gramos de frambuesas.
Una rama de canela.
Un litro de vinagre blanco.

Ponemos a calentar el vinagre en una cazuela a fuego lento con la rama de canela, sin dejar que llegue a hervir. Tapamos y dejamos enfriar durante horas. Colamos el vinagre. Ponemos las frambuesas en una botella, añadimos el vinagre aromatizado a la canela y cerramos la botella. Agitamos cada día durante una semana. Dejamos reposar tres semanas antes de su utilización.


Vinagre de menta:


4 o 5 ramitas de menta fresca.
600 mililitros de vinagre de vino blanco.

Lavamos y secamos la menta. Llevamos el vinagre al punto de ebullición y luego dejamos enfriar. Ponemos la menta en una botella y vertemos el vinagre por un embudo. Cerramos la botella y dejamos reposar en un lugar soleado de dos a tres semanas, hasta que el vinagre adquiera sabor a menta.


Vinagre de romero:

6 tallos de romero seco.
450 mililitros de vinagre de vino blanco.

Ponemos el romero con el vinagre en una botella. Cerramos y dejamos en lugar soleado durante dos o tres semanas.


Vinagre de ajo:

4 dientes de ajo.
450 mililitros de vinagre de vino blanco.

Ponemos los dientes de ajo con el vinagre en una botella. Cerramos y dejamos en lugar soleado durante dos o tres semanas.

Fuente: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/en_la_cocina/trucos_y_secretos/2009/03/11/183946.php

Entradas populares de este blog

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…