Ir al contenido principal

HUERTO URBANO

No es imposible. Poder disfrutar en casa de un rincón para plantar unas cuantas verduras y hortalizas que luego llevar a la mesa, está al alcance de cualquiera. Desde el estudio de diseño de jardines y paisajismo La Habitación Verde nos dan algunas ideas. “Por muy pequeña que sea tu terraza o ático, siempre puedes encontrar alguna solución ingeniosa para tener un huerto en casa.



¿Alguna característica especial que deba tener el espacio donde se quiera poner el huerto?


A la hora de pensar en la mejor ubicación para un huerto urbano, pensemos en un espacio al aire libre con bastante sol, por eso las mejores orientaciones para no tener ningún  problema y plantar de todo son: este, sur, suroeste o sureste. En el caso que nuestra terraza no tenga una óptima orientación no pasa nada, tan sólo tendremos que elegir bien qué plantamos porque  muchas de las especies del huerto no necesitan tanto sol.



¿Qué hace falta para montar un huerto en la ciudad?


Hay varios soportes, desde macetas hasta mesas de cultivo, pero lo más importante para para sacar el huerto adelante es que tenga una buena base en cuanto a volumen para plantar lo que queramos recolectar y una buena calidad de la tierra, ya que es importante poner un sustrato rico en nutrientes. Por otro lado el conjunto de sol y agua es fundamental para la mayoría de las especies del huerto en nuestro clima. Lo mejor es combinarlo con plantas aromáticas y flores que ayuden a atraer insectos necesarios para la polinización.



El tema del espacio puede resultar un problema, y más de uno se preguntará si se pueden tener en un espacio cerrado, o al menos en una terraza. ¿Cuánto espacio es aconsejable?


Todo depende de la cantidad que se quiera obtener, y en esto lo principal es el espacio del que dispongas. Ya con una pequeña mesa de cultivo de menos de un metro cuadrado – 1.00 m. x 0.60 m. – se  se pueden obtener muy buenos resultados.



Estas mesas especiales para el cultivo de huertos en casa permiten tener un pequeño huerto incluso en un balcón y además es adaptable en altura. Y siempre puedes montar un huerto en macetas. Eso sí,  hay que tener en cuenta que en un huerto de pequeñas dimensiones hay algunas especies como el calabacín o la calabaza que no van a darse bien ya que necesitan mucho espacio para crecer y dar fruto.


¿Hay diferencias en el mantenimiento de un huerto de estas características y uno, digamos, convencional?


La principal diferencia es respecto a la tierra: en un huerto convencional se trabaja en profundidad y con aportes de compost puntuales así como con la azada para airear la tierra, salen más hierbas adventicias, más conocidas como malas hierbas;  y en un huerto en terrazas tenemos que tener en cuenta la calidad de la tierra y mantener la humedad, ya que es fundamental. Las plantas no están directamente plantadas en el suelo natural sino en  contenedores más pequeños y los nutrientes se acaban, hay que tener especial atención para reponerlos, siempre con aportes ecológicos y naturales.



Otra cosa importante, sobre todo para no desanimarnos a la hora de recoger la cosecha al hacernos hortelanos urbanos es que hay especies que para dar fruto necesitan polinizarse por pequeños animales (mariposas, abejas...) y lamentablemente en la ciudad hay menos cantidad, así que para atraerlos llena tu huerto de flores, sobre todo caléndulas y aromáticas, que te ayudarán a tener un huerto bonito.



Y una vez se tenga el huerto montado, ¿se necesita algo especial para cuidarlo adecuadamente? ¿qué no se puede pasar por alto? 


El huerto necesita ciertos cuidados como atar o entutorar ciertas especies,  revisar el correcto funcionamiento del riego o la posible aparición de plagas. Son rutinas que veremos al revisar los avances de nuestras hortalizas semana tras semana sin ningún esfuerzo, es muy fácil teniendo el huerto en casa. Como consejo general nosotros recomendamos investigar un poco sobre los cuidados de las especies plantadas y conocerlas un poco más. 



¿Qué limitaciones puede tener un huerto urbano?

Algunas especies sí son muy exigentes con el espacio como la calabaza, el melón y la sandía  o  las alcachofas. Fuera de este “grupo selecto”  la mayoría de las especies que podemos plantar en casa como lechugas, acelgas, habas, pimientos o tomates aceptan contenedores medios, y las hay incluso que pueden crecer en pequeñas macetas de diámetros de menos de 15 cm como rabanitos, espinacas o zanahorias… ideales para llevar la ensalada del huerto al plato.

Entradas populares de este blog

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…