Ir al contenido principal

MERENGUES


Cuando se elabora merengue casero, la temperatura ambiente, la manera de batir e incluso una pizca de sal pueden marcar la diferencia
Pensar en merengue es pensar en repostería. Esta preparación, que se obtiene al mezclar claras de huevo con azúcar y batirlas, se utiliza para que los mousses y los pasteles queden más esponjosos, para elaborar pastelitos tradicionales -como las 'Carolinas' y los merengues cocidos- o para adornar tartas, aunque también tiene cabida en algunas preparaciones saladas, como los soufflés. En este caso, no se agrega azúcar. ¿Qué tipos de merengues hay y para qué recetas van mejor? ¿Cómo hacer que el merengue quede en su punto? ¿Hay trucos en la forma de batir o la temperatura ambiente? El siguiente artículo ofrece consejos prácticos para elaborar merengues perfectos y explica cómo hacer las dos principales clases de merengue.

Ocho consejos prácticos para hacer un merengue perfecto

El merengue da mucho juego en la cocina, siempre que esté bien hecho. Por eso, a la hora de prepararlo, conviene recordar estas sugerencias:
  1. Los merengues se elaboran a partir de claras de huevo y azúcar. Pero si añadimos una pizca de sal, las claras se montarán un poco antes; es decir, tendremos que batir un poco menos.
  2. Antes de elaborar el merengue, debemos asegurarnos de que los huevos estén a temperatura ambiente, ya que si están fríos -recién cogidos de la nevera-, las claras no se montarán bien.
  3. Para empezar a elaborar el merengue deberemos de tener los huevos a temperatura ambiente ya que con frío el merengue no monta bien.
  4. Es importante abrir con cuidado los huevos para que no se rompa la cáscara y no caiga ningún trocito en el preparado. También lo es separar las claras de la yema, de manera que estén limpias y sin restos.
  5. Para batir las claras y que adquieran la consistencia adecuada debemos utilizar la varilla de repostería tradicional. Si lo hacemos con el batidor eléctrico, también utilizaremos las varillas y nunca las aspas de la batidora, ya que este tipo de cuchillas no montan las claras.
  6. El ritmo de batido debe ser continuo, con movimientos envolventes, para que entre aire en la crema y esta adquiera volumen y consistencia. Es mejor realizar todo este proceso en un ambiente templado, ya que el frío no ayuda a montar las claras.
  7. En el caso del merengue dulce, la medida de azúcar con respecto de las claras es fácil de recordar: las claras y el azúcar que usemos deben pesar lo mismo.
  8. Si bien se puede utilizar el azúcar en granillo, por lo general se usa azúcar glasé, dado que el merengue lo absorbe con mayor facilidad.
Tipos de merengues y utilidades recomendadas
 
Existen dos tipos de merengues que se utilizan de manera habitual en repostería: el merengue tradicional y el merengue italiano

1. El merengue tradicional se elabora batiendo las claras con una pizca de sal y unas gotas de limón, para que rompan la clara y se monte con más facilidad. Para hacerlo, añadimos un tercio del azúcar al comienzo del batido, agregamos otro tercio a mitad del batido, y el resto, hacia el final, cuando la mezcla comienza a estar consistente. De esta manera, obtendremos una crema fina, firme y brillante. La manera más sencilla para comprobar que está lista es dar la vuelta al bol donde hemos batido las claras: si el merengue permanece adherido a las paredes del recipiente y no se cae, significa que está en su punto. Este merengue se puede utilizar de distintas maneras:
  • Dar esponjosidad a bizcochos y cremas heladas, como el bavaroise, o cremas frías como el mousse.
  • Elaborar las llamadas 'nubes de merengue', ideales para acompañar natillas y cremas frías de café o chocolate. Para hacer las nubes, se hierve leche a fuego suave. Luego, con la ayuda de dos cucharas, cogemos pequeñas porciones de merengue del bol y les damos un pequeño hervor de 30 segundos en la leche.
2. El merengue italiano es la mezcla de las claras batidas a punto de nieve con azúcar, pero añadida en forma de almíbar. Para elaborar este almíbar, cocemos el peso del azúcar equivalente al peso de las claras con unas gotas de agua. Una vez que comienza a deshacerse, dejamos que se cueza hasta alcanzar el punto de hebra; es decir, que cuando toquemos (con cuidado) un poco de almíbar untado en la cuchara, saquemos pequeñas hebras al enfriarse en el aire. Cuando el almíbar está listo y templado, lo agregaremos poco a poco a las claras montadas a punto de nieve, hasta conseguir un merengue duro y consistente. Algunos usos del merengue italiano son los siguientes:
  • Elaborar 'Carolinas'
  • Adornar la superficie de bizcochos, o también pasteles que luego vamos a gratinar (como tartas de frutas).
  • Preparar los famosos 'suspiros', que son pequeñas porciones de merengue colocadas sobre una bandeja de horno con ayuda de una manga pastelera con boquilla rizada. Estos merengues se hornean a una temperatura baja (120ºC) durante casi 90 minutos, para que se sequen poco a poco, cojan color y queden crujientes y duros. Si lo deseamos, podemos añadir unas gotas de colorante alimenticio para elaborar suspiros de diferentes colores. 

Fuente: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/en_la_cocina/trucos_y_secretos/2013/04/15/216466.php

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …