Ir al contenido principal

ADIOS AL FRIO

Con la llegada del frío la ensalada es relegada como plato principal y pasa a ser un acompañamiento de la cuchara. Ya sean pucheros o cocidos, potajes, sopas o purés, lo caliente empieza a imponerse.

Aunque el estómago no sabe si es invierno o verano, sí que resulta cierto que con la llegada del frío es cuando empiezan a apetecer más los platos calientes. Mucho más contundentes que las versiones veraniegas y que representan una parte fundamental en una dieta sana y equilibrada. Recetas energéticas realizadas a base de hortalizas y legumbres como ingredientes principales.
 
Los platos de cuchara no viven su mejor momento. Cada vez más se relaciona con la abuela, una vía para tomarlo. El acelerado ritmo de vida quita tiempo para su no corta elaboración de la que depende ese reposado a fuego lento.
 

Cada potaje, una receta
 
Hablar de un potaje concreto es como hablar del gazpacho. En cada casa existe una receta y un toque único. Misma situación que ocurre con los platos de cuchara. Para descubrir sus orígenes hay que viajar hasta el siglo XV. En esta época se sitúa la adafina, plato judío realizado con fideos, garbanzos, pollo, ternera y huevos duros, y considerado como el precursor de esta joya gastronómica.
 
Respecto a su diversidad existe un gran abanico de posibilidades para disfrutar de la cuchara.
 

Gran aporte nutritivo
 
Otra parte importante de estos platos de cuchara es la riqueza en minerales, fibra, proteínas y vitaminas. El consumo de legumbres junto a cereales como el arroz o verduras permiten un equilibrio nutritivo. De hecho, se recomienda su consumo entre dos y tres veces a la semana, consiguiendo así disminuir los niveles de colesterol y los riesgos cardiovasculares.
 
Su valor nutritivo o capacidad para calentar el cuerpo en climas fríos no son sus únicas ventajas. Se trata además, de recetas en las que se pueden aprovechar gran cantidad de alimentos y que se suele elaborar de más para poder guardar. O reutilizar, en forma de croquetas con la carne del cocido, por ejemplo.
 
Toda una serie de proposiciones perfectas para jornadas de frío y que sacan a relucir la gran variedad de potajes o platos de cuchara de que dispone cada gastronomía.

 Receta de Sopa para el frío


Ingredientes
  • 1/2 kilo de champiñones frescos limpios.
  • 2 chiles cuaresmeños en rajas.
  • 1 ramito de epazote.
  • 1 l. de caldo de pollo desgrasado y clarificado o colado o 1 L. de agua.
  • (Si utilizan agua, necesitan consomé en polvo y media cebolla para darle sabor).
  • 2 tazas de granitos de elote congelados.
  • 2 tazas de panela (queso) en cubos.

Procedimiento

Frían las rajas de chile. Calienten el caldo o el agua, y agreguen el epazote y las rajitas de chile fritas. (Si es agua agreguen la media cebolla y consomé al gusto). Dejen hervir y saquen la cebolla antes de que se desbarate. Piquen grueso los champiñones lavados y añádanlos. Agreguen los granitos de elote y dejen que se cueza todo. 8 a 10 minutos son suficientes.

Para servir los platos: Dispongan los cubitos de queso panela en cada plato. Sirvan la sopa. (Pueden retirar el epazote si no es agrada en el plato). ¡Disfruten esta maravillosa y reconfortante sopa!

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …