Ir al contenido principal

DIFERENTES MANERAS DE COCINAR UN PESCADO


Con los filetes de pescado, es posible y sencillo huir de los típicos rebozados o empanados para lograr platos más ricos y sugerentes.

Preparar filetes de pescado no siempre es sinónimo de empanar y freír. El resultado final puede ser más rico y elaborado. En la cocina, es posible y fácil huir de la típica fritura, que esconde al pescado bajo un rebozado de harina y huevo o enmascara filetes con poca frescura, con un manto más pesado como el empanado, con harina, huevo y pan rallado. Cuando se cuenta con un pescado de calidad, con brillo y fresco, lo mejor es utilizar los mínimos ingredientes para complementar su sabor. También es preciso cuidar la técnica culinaria: decantarse por cocciones rápidas y fuego fuerte para que queden jugosos y no pierdan sus nutrientes. A continuación, se destacan los tipos de pescados fileteados, cómo realzar su sabor con salsas y aliños y cuáles son las mejores guarniciones.

Tipos de pescados fileteados

Los filetes de pescado se pueden freír, cocinar al vapor o en papillote, darles un golpe de horno o, incluso, de microondas.

Aunque hay diferencias culinarias entre los países y en los tipos de pescados que se consumen, algunas especies son universales, puesto que se pueden encontrar en muchos lugares del mundo. El salmón, el rape, el bacalao -y su primo hermano, el abadejo-, la merluza, la gallineta y los pescados planos (como el lenguado o la platija) son algunos de esos peces que, por lo general, se adquieren en los mercados ya limpios y fileteados. Una ración de filetes pesa entre 150 y 180 gramos y, al estar limpia de espinas y piel, su peso es adecuado para una persona.

Esta presentación ahorra mucho tiempo en la cocina y permite cocinarlos con rapidez. Se pueden freír, cocinar al vapor o en papillote, darles un golpe de horno o incluso de microondas, si se tiene muy poco tiempo para prepararlos. En contrapartida, con algo más de dedicación, se da un toque especial: si se cocinan en una sartén con tapa, se obtiene más sabor que con el microondas y no llevará mucho más tiempo.

 

Salsas y aliños: cómo realzar el sabor del pescado fileteado

Un toque de sal, unas briznas de hierbas como el eneldo para pescados con grasa (salmón o trucha) o unos trozos pequeños de salvia para bacalao nos harán quedar como expertos cocineros. El resultado es inmejorable si se untan los filetes con aceite de oliva y se cocinan vuelta y vuelta en una plancha o si se preparan en una vaporera tapada, con caldo hirviendo de pescado.

En cuanto a las salsas, frente a la típica mayonesa y sus derivados, como la salsa rosa o la tártara, es posible aliñar y acompañar los filetes de pescado con las emulsiones de sus propios jugos, mezclados con unas gotas de zumo de piña o un toque de salsa de soja. Junto con unas cucharadas de aceite de oliva, se consigue una salsa ligera, ligada al momento y con parte de los aromas del cocinado, lo cual se complementa a la perfección con el pescado recién hecho.

 

Guarniciones: las mejores opciones para el filete de pescado

El mejor acompañamiento para los filetes de pescado son los vegetales semicocinados al dente y luego salteados en la sartén al estilo wok. Esta guarnición aporta una frescura muy agradable y no enmascara el sabor del pescado.

Un acompañamiento apropiado para los filetes de pescado son los vegetales semicocinados al dente y salteados al estilo wok.

Para encontrar unos nexos lógicos de sabor y textura entre el pescado y su guarnición, se pueden agregar a los platos de pescado unas hojas o tiras de algas, junto con las verduras. También son muy sabrosas las guarniciones con aromas marinos, como unas patatas cocidas en el agua de apertura de los mejillones y luego asadas en una sartén muy caliente. Otra posibilidad es preparar una pequeña cantidad de menestra, con guisantes frescos, vainas y tiras de zanahoria, cocidas y ligadas con los jugos de un erizo de mar. Estos acompañamientos sumergirán en un ambiente marino cuando se decida consumir un simple filete de pescado. 

Fuente: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/en_la_cocina/trucos_y_secretos/2012/07/02/210716.php

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …