Ir al contenido principal

EL AROMA DE LOS ALIMENTOS Y EL COMPORTAMIENTO

Una investigación realizada por expertos de la Universidad de Wageningen en los Países Bajos, concluye que determinados compuestos aromáticos de alimentos en concentraciones prácticamente imperceptibles, influyen en el estado de ánimo y en el nivel de actividad de las personas. Parece que existe una asociación entre los aromas alimentarios y el comportamiento, para llegar a esta conclusión se llevaron a cabo diferentes pruebas con un grupo de 22 voluntarios, arrojando conclusiones que a continuación os explicamos.

Al grupo de personas se les expuso a diferentes aromas en una concentración reducida e inapreciable, así la exposición a los aromas cítricos (naranjas, limones, etc) aumentaba la actividad física, acortaba el tiempo de respuesta de los participantes, reducía las emociones negativas y condicionaba la elección de alimentos. Por el contrario, la exposición a aromas como la vainilla provocaba un comportamiento y emociones de carácter introvertido, claro, que se apunta que estas variaciones de comportamiento son pequeñas, pero al parecer se pueden apreciar. Las diferentes pruebas realizadas en el estudio demuestran que los aromas tienen efectos fisiológicos y psicológicos, esto se puede trasladar a la alimentación de cada persona, los aromas de los alimentos influirían en su estado de ánimo.

Por tanto, se deduce que los aromas alimentarios están asociados al comportamiento de cada individuo, incluso aunque no los perciba. Los dos aromas utilizados en el estudio, cítricos y vainilla, son agradables, sin embargo los efectos que producen en las personas son totalmente diferentes. En esta investigación se tomaron datos de la frecuencia cardíaca, de la actividad física, de las emociones o del estado de ánimo, también se tomaron datos sobre la conducta y concretamente sobre el tiempo de reacción y la elección de alimentos, todas ellas se llevaron a cabo en dos ambientes diferentes, uno en el que estaba presente el aroma de cítricos y otro en el que estaba presente el aroma a vainilla.

Se utilizaron instrumentos y herramientas de medición, como por ejemplo los sensores fisiológicos, para llevar a cabo estas pruebas. El estudio se ha limitado únicamente a los dos aromas mencionados y los resultados tienen algunas implicaciones interesantes, el aroma ambiental podría jugar un papel muy importante independientemente de su intensidad. Los investigadores apuntan además que el procesamiento consciente de los aromas que se puedan percibir no es necesariamente un requisito para los efectos descritos, y así se demuestra en este estudio, es decir, no es necesario apreciarlos para que provoquen los mencionados efectos.

Este estudio nos recuerda en cierto modo a otro del que hablábamos en el post El aroma de los alimentos afecta al tamaño del bocado, en este caso se hacía referencia a la relación entre el olor o aroma de la comida y el sabor. En la ingesta de alimentos, cuanto más intenso era el aroma, menor era la porción de alimentos que las personas se llevaban a la boca. Es evidente que los aromas perceptibles o imperceptibles afectan a nuestra conducta, variando incluso la cantidad de comida que se pueda ingerir.

Entradas populares de este blog

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…