Ir al contenido principal

LICOR DE CHILE ANCHO

En la segunda década del siglo pasado, en el estado de Puebla fue creada una bebida muy singular, un licor elaborado con un ingrediente diferente y único, el chile ancho.

El paso del tiempo desvaneció su presencia en el paladar mexicano, sin embargo, los creadores del mezcal Montelobos supieron de la existencia de esta bebida, por lo que se dieron a la tarea de buscar y rescatar la antigua receta, dando vida de nuevo al licor de chile ancho llamado hoy Ancho Reyes.

Delicado Proceso

Este chile seco de textura rugosa y brillante, tiene su origen en el chile poblano, el cual se mantiene en la planta unos días más allá de su maduración concentrando un poco más sus azúcares naturales para, posteriormente, realizar su cosecha a mano con la ayuda sólo de unas tijeras, en septiembre y octubre.

Una vez cosechado, los chiles se tienden al piso, el cual está provisto especialmente de una cama de ramas secas que sirve para que circule el aire por la parte inferior, los rayos del sol hacen su labor y de vez, en vez, las manos del agricultor y su familia le dan la vuelta para que los tonos verdes oscuros o rojos claros de los chiles se conviertan en rojos quemados por el astro rey.
Es un proceso lento y metódico, donde cada uno de los frutos alcanza su punto, perdiendo casi la totalidad de su agua; una vez seco se le da el nombre de chile ancho por la forma que toma, el producto final se viste de un color rojizo oscuro con un suave picor que va de suave a medio y que es muy usado en la gastronomía nacional.

Experiencia Sensorial

La visita al campo de cultivo de los chiles poblanos es una grata experiencia sensorial, desde la percepción de los aromas del chile verde a pasto y el sabor a pimiento, hasta probar la dulzura que alcanza el chile maduro, con el aroma a manzana roja que se llega a percibir.

Los aromas que flotan en el campo de secado recuerdan el piloncillo, especias, frutos secos y la canela.

Más que un licor

La influencia de los licores del viejo mundo tienen una notable presencia en esta bebida, su botella de aspecto retro nos invita a viajar al siglo pasado por su forma, la etiqueta destaca por su tipografía, los herrajes, el año y la etapa histórica de Puebla de Zaragoza, ciudad que vio nacer a este licor.

Al pasarlo por el olfato nos lleva a un paseo por los mercados de tan bella ciudad, donde las notas ahumadas, de chile seco, canela, cacao, piloncillo y tamarindo, asoman a nuestra mente.

No deja de asombrar un poco a nuestro paladar los toques dulces y picosos que se presentan en boca, dando sugerencias de ser un aperitivo o de tener la virtud de transformar, al combinarlo con una cerveza o un jugo, en algo diferente, fuera de lo cotidiano, sorpresivo, singular o irreverente por mencionar algunos adjetivos, sin duda alguna un elemento indispensable en la alquimia del mixólogo o de quien guste probar bebidas diferentes al paladar.

La versatilidad de este “menjurje” —como también le llamarían las abuelitas del siglo pasado— le permite ser usado como ingrediente en alguna salsa o platillo, adoptando el licor de Ancho Reyes una personalidad interesante para un toque personal en las recetas.

Un cuidadoso proceso de producción es el que soporta la calidad de este licor de chile ancho, los cuales son seleccionados a mano cuidadosamente por los mejores productores del estado de Puebla, destacando los municipios de San Rafael Tlanalapan y San Martín Texmelucan, cuna del chile poblano.

Entradas populares de este blog

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …