Ir al contenido principal

MORCILLA VEGANA

Prep
Cocción
Total
 
Raciones: 2 morcillas de 200 gramos cada una
Ingredientes
  • 150 gramos de frijoles, porotos o alubias negras cocidos
  • 40 gramos de arroz cocido
  • ½ cebolla
  • 50 gramos de harina de trigo (lo ideal es utilizar gluten, pero nosotros no teníamos)
  • 40 gramos de pan rallado
  • 2 cucharaditas de ajo en polvo
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra al gusto
  • Papel film
Instrucciones
  1. Batimos los frijoles con una o dos cucharadas del caldo de cocción hasta obtener una pasta. Nosotros los cocimos, pero pueden ser de bote.
  2. Cortamos la cebolla muy fina y la freímos en una sartén con un poquito de aceite.
  3. En un bol mezclamos la pasta de frijoles, el arroz cocido, la cebolla, la harina de trigo, el pan rallado, el ajo en polvo (que podéis sustituir por otra especia o eliminarlo si no tenéis), la sal y la pimienta negra. Amasamos con las manos hasta que quede completamente integrado. Según los frijoles que utilicéis os quedará más o menos negro, no os preocupéis, porque el sabor es el mismo. También podéis añadirle un poco de colorante negro, aunque a nosotros personalmente no nos gusta utilizar colorantes.
  4. Si la masa queda muy seca podéis añadirle un poco más de caldo de cocción o de agua y si queda muy pastosa, más harina. Cuando la masa sea blandita pero no se pegue a las manos, estará en el punto ideal. La dividimos en dos mitades y les damos forma a nuestras morcillas, las envolvemos en papel film, al que le haremos un nudo en cada lado, simulando las tripas con las que suelen envolverse las morcillas tradicionales.
  5. Cocemos la morcilla unos 30 minutos, las dejamos enfriar, les retiramos el papel film y ya podemos cocinarlas como más nos guste. Nosotros las hicimos a la plancha vuelta y vuelta hasta que se doraron.
     
    Fuente: http://danzadefogones.com/morcilla-vegana/

Entradas populares de este blog

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …

LA GASTRONOMIA EN LA REVOLUCION MEXICANA

Los cambios en la sociedad repercuten frecuentemente en el arte gastronómico. Desde luego, los grandes cambios sociales y políticos, como es el caso de la Revolución Mexicana, no sólo cambian la manera de concebir la organización social, pueden cambiar cambiar también algunos conceptos culinarios o rescatarlos.
La Revolución mexicana, definitivamente cambió el rostro de nuestro país. Cien años después de que se obtuviera la independencia de España, la mayoría del pueblo seguía en extrema pobreza y sus condiciones eran de lo más difíciles. A esto se le sumaba el ambiente rígido y represivo del gobierno de Porfirio Díaz, que llevaba ya treinta años en el poder.
Es cierto, sin embargo, que la administración de dicho general trajo en gran medida avances tecnológicos y progresos de la modernidad a México, pero lamentablemente, tales avances sólo beneficiaban a una minoría de personas acomodadas.
Todas estas causas determinaron que al cumplirse el primer centenario de vida independ…